El PV decidió “Avanzar” y tensiona al oficialismo provincial

Luego de intensos debates y operetas que derivaron en la presentación en la justicia electoral de un frente no avalado por el apoderado del partido y hasta la desaparición del libro de actas, el Partido de la Victoria definió acompañar a Emiliano Estrada en Avancemos. El debate se dió con un sector que buscaba que el partido constituyera el Frente de Todos, estrategia que una parte de la CAP partidaria denunció como funcional al oficialismo provincial. Una definición que abre nuevos interrogantes.

09/03/2023 Redacción

Semanas atrás el PV, el partido que es columna vertebral del kirchnerismo salteño, llevó a cabo un enorme Congreso donde facultó a siete dirigentes de distintos órganos a conformar una Comisión de Acción Política para definir la estrategia electoral y establecer diálogo con las distintas alianzas. Tres se erigían como las grandes posibilidades: constituir el Frente de Todos, que nuclearía a los partidos y organizaciones K a confluir electoralmente, con plataformas como Salta Para Vivir Bien, PTP o Felicidad; sumarse al esquema oficialista de Gustavo Sáenz o al de Avancemos, que lo lleva a Emiliano Estrada como candidato a gobernador.

De ahí en más, todo fue silencio. Las tres corrientes en pugna disputaron la mejor estrategia del partido, donde las principales variables puestas sobre la mesa fueron la distintas realidades de la dirigencia del interior, la autocrítica a decisiones de campañas electorales anteriores, pero también la importancia no perder los lugares institucionales conquistados, desde bancas de concejales hasta la senaduría de la Nación, con proyecciones a los años siguientes.

Ir con el Frente de Todos era jugar a perder, pero dignamente, manteniendo el núcleo duro en términos orgánicos. Pero asumir una vocación frentista, más allá de la ideología, era una opción que muchos miraban con buenos ojos. Por un lado Sáenz proponía que se sumen dirigentes y figuras fuertes del espacio, pero no quería que orgánicamente el sello adhiriera a su frente. De hecho, los operadores de esta línea buscaron a toda costa que el FDT saliese solo, en busca de restarle votos a Avancemos. Por su parte, Estrada realizó una oferta un poco escueta al sector, en vista a la multiplicidad de sectores que adhieren al heterogéneo armado, otorgándole solamente participación en listas legislativas; lo que fue cambiando con el pasar de las negociaciones.

Estos últimos días fueron de tensión en el PV, que ya debía definir qué rumbo electoral asumir, y las operaciones no tardaron en llegar. La tarde del lunes se viralizó un parte de prensa que oficializó la conformación del Frente de Todos y hasta hubo una presentación en la justicia electoral, lo que fue desmentido por voceros del espacio, pero sin hacer mucho ruido. Quienes impulsaron esta línea, la de constituir el FDT, fueron el reconocido dirigente “Mono” Sánchez, el diputado MC Iván Mizzau y la dirigenta capitalina Liliana Borelli, apoyados desde afuera de la CAP por Laura García, concejal MC. La situación derivó en aprietes, amenazas a dirigentes y hasta la desaparición del libro de actas. 

Sin embargo, la otra parte de la CAP, con dirigentes como la diputada Jorgelina “Koky” Juárez, Ramón “Rana” Villa, diputado MC y José Alzogaray, dirigente del sur provincial, discutió hasta el final la adhesión a Avancemos, estrategia a la que se mostró más proclive el séptimo miembro del órgano, el presidente Sergio “Oso” Leavy. 

Luego de intensas discusiones, finalmente el PV definió adherir a la candidatura de Estrada, preocupando más al oficialismo provincial. Esto allana el camino a Verónica Caliva que la semana pasada ya se lanzó a gobernadora, secundada por Diego Arroyo de Kolina, presuponiendo el rumbo que asumiría el partido; y buscará la adhesión de los partidos de línea K que no vean con buenos ojos lo decidido por el PV; algo similar a lo ocurrido en 2019 con Salta Para Todos. 

Por otro lado, habrá que ver cómo se alinea el partido de Leavy al esquema de Avancemos, donde desde un principio Felipe Biella y Carlos Zapata negaron y excluyeron del armado al kirchnerismo y peronismo, lo que complejiza aún más la coherencia ideológica. Junto al PV, el CET de Guaymás y posiblemente La Cámpora, un conglomerado orgánico K se encolumna tras Estrada.

Te puede interesar
Lo más visto