full screen background image

Prisión perpetua al policía que mató a la travesti Melody Barrera

Darío Jesús Chaves Rubio fue condenado por el delito de homicidio agravado por odio a la expresión de género o identidad de género. El acusado fue hallado culpable por un jurado popular. El crimen ocurrió en 2020 en Mendoza.

Tras cuatro días de juicio, el policía fue condenado a prisión perpetua por trasvesticidio de Melody Barrera, a quien acribilló de seis balazos en medio de una discusión ocurrida la madrugada del 29 de agosto de 2020, en Guaymallén. El efectivo, que estaba preso en una penal provincial, ya había sido hallado culpable por un jurado popular. Sólo restaba el monto de la pena y la Justicia finalmente habló.

El fiscal en jefe de Homicidios del Ministerio Público Fiscal de Mendoza, Fernando Guzzo, consideró en su alegato frente a los 12 jurados populares que durante el juicio quedó acreditado que Chaves Rubio cometió “un travesticidio”, que nunca se arrepintió y que su ataque contra Melody fue cometido con “alevosía y ensañamiento”.

De acuerdo con la agencia Télam, el fiscal Guzzo, acompañado por su colega Andrea Lazo, utilizó una frase contundente declarada por uno de los testigos: “Rubio fue, buscó un arma y cagó a tiros a un trava, lo hizo en seis oportunidades a Melody”.

Según la reconstrucción que hicieron los representantes del Ministerio Público Fiscal (MPF), aquel sábado 29 de agosto del 2020 el policía “llegó con su auto y discutió con la víctima, quien se defendió lanzándole gas pimienta. Luego le dijo a un chofer de Cabify que pasaba por el lugar que iba a buscar un arma para volver a cagar a tiros a ‘estos travas’”.

”Chaves Rubio regresa y la acribilla. En el lugar hallaron seis vainas, luego del hecho se dio a la fuga. La mató por la espalda, sin la posibilidad de reacción de la víctima, es alevosía”, dijo el fiscal, quien agregó que “quedó acreditado que fue un asesinato cruel, con sufrimiento a la víctima, sin que ella pudiera defenderse”. De los seis balazos, cinco atravesaron a la víctima. Según confirmó uno de los peritos del Cuerpo Médico Forense en su testimonio, Melody falleció por un shock hipovolémico. Es decir, por pérdida de sangre.

Para el fiscal Guzzo, el imputado “planeó la venganza por más de una hora, quería la muerte y sufrimiento de la víctima” y afirmó que al acusado “no le salió una disculpa, porque para él Melody fue un objeto”. Luego, la fiscal Lazo recordó que la víctima, tras recibir la balacera “estuvo más de treinta minutos agonizando”, con lo que justificó que el acusado Rubio “causó daño y sufrimiento” en Melody.

“Es un homicidio, por odio, prejuicio por la identidad e igualdad de género, porque no solo insultó cuando dijo trava de mierda, sino que tuvo una conducta violenta y se valió de la pistola proporcionada por la policía”, dijo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *