full screen background image

Alergias por el clima, leé estas recomendaciones

La Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica publicó recomendaciones para las personas alérgicas: ducharse después de estar al aire libre para quitar el polen recogido en la vía pública y cambiarse de ropa, es una de ellas. Minimizar la actividad al aire libre y cerrar ventanas, es otra clave para reducir las alergias en primavera.

Reducir la actividad al aire libre en horarios de mayor concentración de polen en el aire, usar barbijo, mantener las ventanas de viviendas y vehículos cerradas durante ese período y cambiarse la ropa después de circular por la vía pública son algunas de las medidas que pueden adoptar las personas alérgicas para reducir los problemas asociados con la rinoconjuntivis que llegan con el inicio de la primavera.

La alergia es una reacción del sistema inmunológico que actúa «en forma errónea y reconoce -como algo malo- cosas que están en el medio ambiente, generando una reacción, atacándolas y provocando un proceso de inflamación», explicó en diálogo con Télam Claudio Parisi, jefe de la sección Alergia pediátrica y para adultos del Hospital Italiano.

Este tipo de reacción provoca, en quien padece de rinitis, una inflamación en la nariz, y en quien tiene asma, en los bronquios, detalló el médico. Estos padecimientos afectan a las personas que lo sufren durante todo el año, pero en la primavera quienes son alérgicos a los pólenes ven profundizados sus síntomas dado que los mismos se encuentran en el aire, lo que hace imposible evitarlos por completo.

«Hay diferentes tipos de pólenes, en esta época, tenemos pólenes de árboles, por ejemplo el plátano y el fresno que polinizan hasta mediados de diciembre y después empiezan a aparecer pólenes de pastos y malezas que son más típicos del verano», detalló Parisi.

Como los pólenes se liberan al aire «lo que se intensifica -en esta época- son las alergias respiratorias o en los ojos, lo que llamamos rinoconjuntivitis que tiene síntomas muy molestos y que para algunas personas afecta notablemente su calidad de vida», agregó.

Según la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC), los horarios de mayor concentración de polen en el aire son entre las 5 y 10 de la mañana y las 7 y 10 de la noche, por lo que recomiendan minimizar la actividad al aire libre y mantener las ventanas cerradas de viviendas y automóviles durante ese período.

Parisi explicó que «a la rinitis alérgica se la llama estacional cuando tiene que ver con el polen», pero señaló que «la mayoría de los pacientes presentan síntomas todo el año y empeoran en esta época».

El especialista remarcó que cuando este padecimiento impacta «en la calidad de vida del paciente, sea por no poder trabajar, ir a la escuela o presentar problemas para dormir, se puede hablar de síntomas severos».




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *