full screen background image

La peor escena: niño wichi muere y los animales comieron su cuerpo

Otro hecho lamentable golpea fuerte a las comunidades originarias en particular y a la sociedad en general. Ante la indiferencia del estado provincial, la mal nutrición, la pobreza y la falta de recursos, el 13 de julio falleció Lorenzo, un niño de dos años de la Misión El Toro. Familiares enterraron su cuerpo pero días después, perros y chanchos excavaron su tumba y se lo comieron. Una imagen completamente desoladora.

Una vez más nos toca lamentar la muerte de un niño wichi. Esta vez se conoció la historia de Lorenzo, quien sufrió la indiferencia no solo del sistema de salud sino de quienes gobiernan la provincia.

Tal como lo detallaron sus padres, la última vez que revisaron al pequeño fue el 22 de abril. A partir de ese momento, el personal médico del hospital de Santa Victoria Este, prefirió mirar para otro lado. La salud de Lorenzo nunca pudo mejorar, ya que no recibió, desde un primer momento, la atención adecuada.

Lamentablemente, el pequeño padeció las consecuencias de una mal nutrición, en un entorno de extrema pobreza, indefensión, alejado de las posibilidades necesarias para su salud. Estos, son problemas que vienen sufriendo las comunidades originarias desde hace mucho tiempo y el Estado no ha podido o no ha querido dar soluciones al respecto. Claro está que las prioridades del gobierno pasan por otro lado, olvidando a los más vulnerables.

Luego del fallecimiento de Lorenzo, personal de la Municipalidad de Santa Victoria Este se hizo presente en la casa del pequeño, llevando un ataúd y algo de alimentos sin embargo la ayuda llegó demasiado tarde, ya que los familiares habían enterrado a Lorenzo, situación que impidió que se le realice la autopsia correspondiente.

Pero el dolor iba a ser aún más grande, cuando el 19 de julio, se pudo confirmar que perros y chanchos, cercanos al área del cementerio indígena, excavaron y sacaron el cuerpito de Lorenzo para comerlo, algo realmente devastador para todos.

Esta es una cruda realidad que sufren muchas familias en el norte chaqueño y en otras zonas en donde viven las comunidades originarias. ¿Hasta cuándo tendrán que soportar el olvido, la indiferencia del gobierno? ¿Dónde está la ayuda, las soluciones para las comunidades wichi?




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *