full screen background image

Jesús Casimiro lleva al arte textil a su máxima expresión

El artista textil de los valles calchaquíes expone hoy en Nueva York en una de las galerías más importantes del mundo.

Jesús Casimiro es fundador de una escuela que primero llevó su nombre y que más tarde pasó a llamarse Escuela de arte textil calchaquí contemporáneo, es autodidacta, artista textil, escritor, investigador, diseñador, artesano, docente, personalidad reconocida de Salta al interior de la provincia, nacional e internacionalmente. Sus oficios múltiples, en su voz, parecen solamente mutación espontánea de la urdimbre de la trama, pero mucho ha caminado desde su pueblo natal hasta la muestra colectiva Central Sounds de la que forma parte y se inaugura hoy en Nueva York.

Sus obras han sido expuestas en distintas galerías internacionales desde hace años, y hace tiempo es uno de los artistas de la galería Central Fine de Diego Singh, otro artista salteño radicado en Estados Unidos. Esta vez expondrá su obra Kenko.

Dice la página de la galería sobre ella: En Kenko, vemos un patrón tejido en 3D que representa la trayectoria de las rutas que rodean las montañas de Salta, Argentina. Esos caminos, con sus agudas quebradas, son las rutas que los quechuas deben recorrer para ir a trabajar o para regresar a casa después del trabajo. Esta es una historia narrada en líneas de color, que involucra al sol, la topografía de las montañas, el trabajo, etc.

Para dar nacimiento a su escuela escribió cuatro libros: los cuales piensa que completarán una serie de seis: Tramarte, Tapiz del norte argentino, El arte del telar horizontal, y Arte calchaquí; cada uno de ellos es producto de un avance de investigación en ese sistema de enseñanza, registro, escritura y arte al que le dio vida él mismo, de manera autodidacta. Allí se entrecruzan elementos textiles, plásticos, pictóricos, lingüísticos, del arte verbal y también de la educación popular y del ayni, propios de la transmisión colectiva. Incansable, además da clases en Buenos Aires, y expone permanentemente en la Casa de Salta.

En homenaje a Luracatao, el pueblo del que es oriundo, creó también la técnica cateña, cuyo nombre es con el que se conoce a las personas nacidas allí. Es esta técnica la que más interesa a la galería: “Que tiene muchas variaciones y se pueden encontrar más porque también es ese es el desafío y la investigación, que cada obra tenga su particularidad es decir que no se repitan las variaciones.”, dice. En ella hay una suerte de síntesis de la propuesta del artista: no repetirse a sí mismo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *