full screen background image

Solicitaron que se investiguen las responsabilidades de violencia de género en comunidades originarias

La titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), la Dra. Magdalena Odarda, quien realizó la denuncia, expresó que la misma se llevó adelante en consonancia con la Ley 26.485, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales y que la defensa de los derechos de las mujeres y diversidades es “una política de Estado”.

Tal denuncia fue presentada a la Dra. Gabriela Souto de la Fiscalía de Embarcación, a fin de que se investiguen las responsabilidades de violencia de género, violencia psicofísica, abuso sexual y femicidio, de las que resultan víctimas niñas, adolescentes y mujeres de comunidades originarias, fundamentalmente en el pueblo Wichí de los departamentos de San Martín y Rivadavia.

Se ha tomado conocimiento de estos hechos a través de las Áreas de Niñez – Adolescencia y Área Mujer y Diversidad Indígena, actuantes bajo la Dirección de Afirmación del Derecho Indígena del INAI, expresando que “La gravedad de los acontecimientos es inusitada; no se trata de hechos aislados sino que se enmarcan en una forma de violencia sistemática a consecuencias de las desigualdades y de racismo estructural, sumado a que muchas de las denuncias no han sido debidamente investigadas, sino más bien silenciadas con conductas coactivas desplegadas hacia las denunciantes/tutores/familiares/autoridades tradicionales de las comunidades, con el propósito ulterior de que a los actores materiales del delito no se les aplique ninguna sanción penal”.

La presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas puntualizó especialmente sobre uno de los casos de abuso sexual sufrido por una niña perteneciente a la Comunidad Indígena La Puntana, del Municipio de Santa Victoria Este, departamento de Rivadavia. Odarda manifestó que resulta intolerable que en la actualidad se sigan llevando adelante prácticas aberrantes de abuso sexual como el Chineo.

“Hicimos una denuncia justamente para que se investiguen no solamente los casos concretos y de mujeres que hoy están pidiendo el reconocimiento de filiaciones o de prestaciones alimentarias para sus hijos, sino también que se investigue este crimen aberrante, que es el abuso sexual basado en el concepto de discriminación o de considerar que la mujer es un ser inferior al hombre”, expresó la titular del INAI a través de Radio Nacional Salta.

Y señalo que, “de ninguna manera pueden esconderse estos crímenes bajo el ropaje de las cultura, porque justamente  en la denuncia hacemos un análisis de las distintas manifestaciones que se escuchan para poder esconder estos hechos delictivos”.

Por otro lado, la Dra. Magdalena Odarda hizo referencia en esta oportunidad al proceso que llevó a cabo la organización de las mujeres indígenas, luego del femicidio de Pamela Flores y la intervención de la referente Octorina Zamora, que derivó en la intervención de la fiscal penal de Embarcación, Gabriela Souto.

Por medio de esta denuncia, se esperan resultados positivos, para que de una vez por todas, los casos de violencia de género que sufren las mujeres Wichi, terminen.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *