full screen background image

Porteñocentrismo vs. Cultura Popular | Güemes: entre el agravio y la disputa

Daniel Escotorin (historiador)

En el año 2016 el gobierno de Mauricio Macri promulgó el decreto a través del cual estableció como feriado nacional el día 17 de junio, aniversario de la muerte del general Güemes; el año pasado se cumplieron doscientos años de su caída en combate y este año su figura aparecerá por primera vez en los billetes de nuestra moneda nacional. Tres momentos que han servido para poner su persona en el debate nacional de los medios de comunicación, en círculos académicos y docentes, y también en el espacio político de forma duradera y tal, que si hasta hace una década era un prócer reconocido casi únicamente en el ámbito provincial (el Olimpo B de los próceres decía Pacho O’Donnell), ahora se proyectó a un reconocimiento merecido.

No obstante, la figura de Güemes estuvo desde siempre sometida a diversas polémicas dada su calidad de caudillo popular enfrentado a las clases altas locales y sus conflictos con el Directorio porteño y con el gobernador de Tucumán Bernabé Araoz. Como no podía ser de otra forma, su propia muerte quedó encerrada en la discusión sobre el cómo, quién, por qué. Y como si faltara algo a esta historia ahora se suma un nuevo elemento problemático: los jujeños reclaman como nacido en su tierra.

Vamos por parte: sobre su muerte el mito más difundido es que Güemes la noche del 7 de junio de 1821 ingresó a la ciudad de Salta para encontrarse con una supuesta amante luego, descubierto por los españoles es herido de muerte, la otra variante es que el esposo de ella lo delató o él mismo lo hirió. Todo esto no son más versiones echadas al aire de “decires populares” pero que en la mayoría de las veces tiene una clara intencionalidad ideológica, similar a la supuesta homosexualidad de Belgrano por ejemplo, entre tantas versiones libres de la historia.

Esto viene a colación de expresiones, por cierto repudiables, del animador porteño Baby Etchecopar, personaje que no se destaca por su alta racionalidad ni expresiones de tolerancia, quien en relación a la imagen del billete de doscientos pesos que porta las imágenes del general Güemes y de Juana Azurduy dijo: “Güemes murió de un tiro en el culo pegado por un marido gangrenado” para agregar que eso se lo dijo un salteño supuesto conocedor del tema (como remate, otra virtuosa del pensamiento rabioso, Viviana Canosa, se refirió a ambos como “los Pimpinelas”). Asimismo suma otro dato escabroso, escatológico, el supuesto lugar de la herida mortal con lo que por supuesto rebaja la épica de una herida mortal de combate.

La expresión del conductor encierra todos los elementos del mito: comenzando por la “fuente”, resulta más preocupante y repudiable que risible, que un supuesto periodista de rienda suelta a la versión de un supuesto conocedor, podríamos decir que se trata de una “fake history”, historia falsa para ensuciar a un personaje. De la fuente validada se pasa directamente a la versión inventada: una amante, un esposo despechado y el final trágico. El final adecuado pensado por un sector social que nunca toleró la trayectoria de Güemes, que incluso en vida lo comparó con Atila, personaje también denostado por la historia oficial de occidente, por lo que ensuciar su vida privada no es más que un trámite. Por otro lado, no hay registros serios de su vida privada excepto la correspondencia dirigida a su esposa Carmen Puch, quien moriría unos meses después de tristeza y depresión por la muerte de su esposo.

¿SALTA O JUJUY?

El debate sobre el lugar del nacimiento del General Martín Miguel de Güemes es más reciente y tiene visos de seriedad aunque está atravesado en este presente por elementos de la cultura popular, que ciertamente tiene más validez que las pavadas dichas en los canales de televisión porteños, ya que se reavivó a partir de una bandera (un trapo) de la hinchada del lobo jujeño (Gimnasia y Esgrima de Jujuy).

La versión de la cuna del prócer la difunde el investigador jujeño Jorge Calvetti, quien aporta nuevas documentaciones al respecto. Explica sobre la situación de los padres del futuro héroe que estaban residiendo al momento del embarazo en la ciudad de Jujuy, donde el padre cumplía funciones administrativas, en ese contexto relata y según la versión de una fuente familiar entroncada con la de Güemes que “El doctor Julio Argentino Linares Ovejero (salteño), que se desempeñó como médico en el hospital San Roque de Jujuy, relata que su abuela “Doña Efigenia Serapia Blas Eguren (jujeña) cuenta que María Magdalena de Goyechea y la Corte, embarazada y en retorno desde San Salvador de Jujuy a la ciudad de Salta, acompañada de una matrona y luego de visitar a su padre (Martín Miguel de Goyechea – Teniente gobernador de Jujuy), quien falleció pocos meses después, inicia el trabajo de parto, lo que obliga a detener la marcha. Ante la emergencia, da a luz en una vivienda próxima a El Carmen y a San Antonio”. Esta finca conocida sería “La Quinteja”, que era propiedad de la familia Villafañe Ovejero.” Expresa que en la partida de nacimiento no hay referencia al lugar. Aporta además documentaciones de la época como informes de militares realistas que se refieren al caudillo ¿salteño? como “un Gúemes natal de Jujuy”.

Recordemos que San Salvador de Jujuy pertenecía en tiempos del virreinato a la Intendencia de Salta del Tucumán y posterior a los hechos de 1810 la gobernación de Salta tenía jurisdicción sobre la ciudad norteña. De igual manera la elite jujeña sentía el mismo desprecio que la salteña por el caudillo gaucho.

A diferencia de las lamentables expresiones de Etchecopar, bienvenido el debate sobre su procedencia en tanto muestra el interés por reivindicar como propio un personaje de nuestra historia nacional que fue marginado y se subestimó su rol en la lucha emancipadora. Y doblemente si ese debate es animado desde las expresiones populares como lo es una hinchada de fútbol, porque dice mucho también de la conciencia social y tal como ocurre en Salta, tras ardua batalla no concluida, Güemes deja de ser la figura apropiada por las clases dominantes para volver a su espacio natural: el pueblo llano.




One thought on “Porteñocentrismo vs. Cultura Popular | Güemes: entre el agravio y la disputa

  1. José de Guardia de Ponté

    Güemes tuvo muchos detractores entre ellos el gral unitario José María Paz quien, en sus memorias, arguyó que era hemofilico, gangoso y mujeriego. Todas estas calumnias fueron demostradas falsas por la ciencia de la historia pero más aún por el sentido común. Lamentablemente Mitre se hace eco de algunas de estas versiones y de alguna manera las avala. Güemes va a tener muchos enemigos antes y después de su muerte y las razones son simples. Creía en la independencia y no en un continuismo colonial como predicaban ciertos sectores conservadores que al final triunfaron.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *