full screen background image

Una escuela para Yokwespehen

Desde hace varios días reclaman un anexo de la escuela en la comunidad, que les evitaría a niñes y a madres un peligroso camino de cuatro kilómetros en donde reiteradas veces hubo desde robos hasta violaciones a mujeres de la comunidad.

La Comunidad Yokwespehen, que en medio del aislamiento pandémico de 2020 fuera desalojada y que hoy, luego de una larga lucha, está nuevamente en su territorio, se encuentra reclamando un anexo de la Escuela Ejército Argentino 4744, dado que de otro modo, niñes, adolescentes y madres tendrían que caminar por lo menos 4 kilómetros, y resultan peligrosos. En el camino ha habido desde robos hasta violaciones a las mujeres indígenas, cosa que se incrementó luego de que la comunidad volviera a habitar las tierras que un poderoso local les quería quitar. Además es una zona de desmonte y plantación sojera, con lo cual es mucho el flujo de tránsito y es mucha también la violencia racial que hay.

Contar con un anexo de la escuela contribuiría a una mejor calidad de vida de la niñez y de las mujeres wichí. Las familias ya acondicionaron un espacio escolar con bancos y sanitario. Lo único que resta a los funcionarios es decir que sí, nombrar al maestro de grado y al maestro auxiliar bilingüe.

La comunidad que se encuentra a unos veinte kilómetros de la Ciudad de Tartagal, lleva varios días de reclamo, ayer en la ruta que se encuentra a la salida, hoy en la Supervisión escolar de Tartagal. Ayer se acercó la policía y les dijo que no podían estar en la ruta, hoy les dijeron que la supervisora no es de Tartagal sino de Salta capital. Luego de muchas horas de espera, los administrativos atendieron a algunos padres y madres y al vocero de la comunidad. Les dijeron que mañana la supervisora irá a Tartagal y que luego de visitar la toma de la escuela de Aguaray, los verá y hablará con ellos, aunque no les mencionaron la hora, lo que Yokwespehen pide es que la supervisión apruebe el anexo escolar y nombre a los maestros.

Yokwespehen no es la única comunidad en esta situación, hay otras aún más aisladas que están pidiendo el anexo escolar hace por lo menos tres años, como el caso de Comunidad El traslado, y la comunidad de Anastasio Flores, quien mañana también irá a ver a la supervisión a pedir nuevamente por el anexo. Recordemos que trasladarse desde las comunidades a hacer trámites en la urbanidad lleva varias horas, a veces de caminata, porque no hay dinero para el pasaje.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *