full screen background image

Amor del bueno | Dos amigas adoptaron una nena

María y Guillermina se hicieron amigas trabajando en un colegio de Neuquén y a partir de ahí comenzaron a transitar un camino que tuvo como resultado la adopción de una nena cuya madre biológica tenía graves problemas de salud mental.

María Cabrera se inscribió en el programa Familias Solidarias y fue así como llegó a su vida Alma Mía, de un año y tres meses, cuya mamá biológica tenía esquizofrenia y un retraso madurativo. “No era que no la quería cuidar, la amaba pero no podía”, cuenta María.

El tiempo establecido para que permanecieran juntas era por tres meses, pero se convirtieron de pronto en dos años y medio, Alma les decía “mami” y “mamá” cuando las llamaron de “Familias solidarias” para informarles que iban a darla en adopción.

La madre biológica de Alma, aceptó que fueran María y Guillermina quienes obtengan la adopción de Alma porque «sabía que nosotras amábamos a Alma y que con nosotras podía seguir viendo a su hija, éramos una familia”. Eso manifestó la mujer a través de un abogado que contrató su familia para que la escucharan. No es que no podía ser madre, necesitaba ayuda para serlo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *