full screen background image

Modificarán la Ley de Protección Integral de las Mujeres para incorporar la perspectiva de la diversidad

Con el objetivo de adaptarla a los nuevos contextos e incluir la perspectiva de la diversidad se llevarán a cabo diversos foros consultivos con el objetivo de generar una nueva normativa surgida desde el consenso.

Por Natalia Fernández

En el marco del día internacional por la erradicación de la violencia contra las mujeres, el 25 de noviembre, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad anunció que iniciarán un proceso consultivo para modificar la ley 26.485, de Protección Integral de las Mujeres.

En la Cámara de Diputados de la Nación, la ministra Elizabeth Gómez Alcorta invitó a la institución y a todos los sectores de la sociedad a participar de los foros que se llevarán adelante en todo el país para poder presentar el año que viene una modificación a la ley que tiene por objetivo prevenir, sancionar y erradicar la violencia que se ejerce contra las mujeres. 

La ley 26.485 fue sancionada el 1 de abril de 2009, es decir hace 12 años, por lo que desde el Ministerio plantearon la necesidad de actualizarla, teniendo en consideración las grandes transformaciones políticas, sociales y culturales que se sucedieron en los últimos años, especialmente desde la primera movilización por #NiUnaMenos. La iniciativa de reforma integral de la ley propone incorporar la perspectiva de diversidad, brindar herramientas para el abordaje de las violencias en un nuevo contexto institucional y fortalecer el rol de las provincias, municipios y organizaciones sociales territoriales.

Situación en Salta

Históricamente la Provincia registró los mayores índices de femicidio en el país. Incluso la declaración de la Emergencia por Violencia de Género, que rige desde 2014, es insuficiente para paliar la problemática. 

El Observatorio de Violencias Contra las Mujeres (OVCM), presentaron el informe anual en el que dieron cuentas de la situación en la que se encuentran las mujeres en la provincia. Allí expusieron que durante el primer semestre del 2021 hubo un total de 78.789 llamados al Sistema de Emergencia 9-1-1 por violencia familiar y violencia de género. 

Por otra parte, la Oficina de Violencia Familiar y de Género de la Corte de Justicia de Salta, según detalla el informe del OVCM, contabilizó en el primer semestre de este año 12.338 denuncias. En el marco de lo establecido por la ley 26.485, la violencia doméstica se documentó en más del 95% de las denuncias. Las otras modalidades (institucional, laboral, obstétrica, mediática, política y acoso callejero) en menos del 1%.

En relación al abuso sexual, se denunciaron un promedio de 13 abusos sexuales simples por mes. En el 65% de los casos las denunciantes fueron mujeres, en el 22% varones y sobre el 13% no hay datos. En el caso de las personas denunciadas en el 57%  de los casos fueron varones, 4% mujeres y 39% sin datos.

Sobre las muertes violentas de mujeres, el informe da cuentas del contexto en el que se encuentra Salta, en relación con el país. Entre 2017 y 2019 se registraron 792 muertes violentas de mujeres cisgénero (es decir que se autoperciben con el mismo género asignado al nacer) y trans/travestis por razones de género en Argentina, de los cuales, 40 se cometieron en Salta.

A nivel nacional, el 98% correspondió a mujeres cisgénero y el 2% a mujeres trans/travestis.

Salta superó la media anual del total del país (11) en 2017, en 2018 se ubicó por debajo y, en 2019, en la misma cantidad que la media nacional.

En Salta, la tasa de muertes violentas de mujeres cisgénero y trans/travestis por razones de género cada 100.000 mujeres fue de 2,7 muertes en 2017, de 1,4 en 2018 y de 1,5 en 2019, superando en el período la tasa media nacional de cada año.

Entre las principales características de las muertes violentas de mujeres de enero a octubre de este año, el 17% de las víctimas tenían entre 14 y 17 años, el 33% entre 20 y 29, el 25% entre 30 y 39, el 17% entre 40 y 49 y el 8% 50 años y más.

En el 75% de los casos se utilizó un arma blanca para cometer el femicidio, en el 16,7% la fuerza física y en el 8,3% arma de fuego. El lugar de ocurrencia fue un 50% la vivienda, un 33,3 la vía pública y un 16,7% el lugar de trabajo.

La mayor cantidad de femicidios se registraron en Salta Capital (6), seguido por el departamento de San Martín (2).

El cuadro de situación en la provincia muestra la necesidad de adaptar la normativa vigente a los nuevos contextos sociales y políticos, como así también a reforzar las políticas públicas vigentes y aumentar las partidas presupuestarias para lograr una efectiva prevención, sanción y erradicación de las violencias que se ejercen sobre las mujeres. 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *