full screen background image

Tartagal | «La paciente fue utilizada políticamente, yo y su familia también»

Tras la denuncia de la paciente a Miranda Ruiz, porque «la obligó a abortar», la médica explicó que indicó un tratamiento autoadministrado mediante pastillas Misoprostol y que el hecho tiene un tinte político interpelando «¿Quién protege a las mujeres en la provincia de Salta?».

En el marco del polémico caso de aborto en Tartagal, que tomó trascendencia nacional, a la denuncia inicial de una tía, la paciente sumó otra en la que admitió que quería abortar pero después dijo arrepentirse y ser obligada a continuar “Yo le dije a la doctora Miranda el día 24 agosto que quería continuar con el embarazo, pero no me hizo caso. Y me hizo abortar. Yo me arrepentí de hacerme el aborto y quería que mi hija esté viva. Yo quería que mi hija Milagro esté con vida. Y cuando me quería ir ella me obligó a quedarme en observación» expresó en la denuncia.

Ante la presunta denuncia en su contra, Miranda Ruiz dijo «penalmente mi causa no tiene ningún tipo de interés jurídico, la historia clínica está perfectamente escrita, yo indico un tratamiento autoadministrado, estoy cumpliendo con una ley nacional, hay testigos, está el consentimiento informado, tengo conversaciones con mi paciente» y aclaró «yo no soy ginecóloga, no soy cirujana, yo indico tratamientos autoadministrados, la pastilla que se usa es el Misoprostol, se coloca por debajo de la lengua por media hora y luego se traga, cada tres horas se repite el tratamiento hasta la expulsión, la cantidad de pastillas que se usa depende de la edad gestacional de la paciente, yo no puedo obligar a abortar a nadie».

En el audio difundido, la médica interpela «¿Quién protege a las mujeres en la provincia de Salta?» y denuncia la existencia de una «organización mafiosa entre la justicia, algún sector político, la iglesia y protectores de ginecólogos abusadores» que avasallaron la intimidad de la paciente exponiéndola «Esa paciente fue utilizada política, yo también y su familia».

«La obligan a hacer una falsa denuncia, hay pruebas suficientes para demostrar que lo que dice no es cierto» expresó Ruiz, tildó la situación como una «cacería de brujas» y sentenció «dejen de jugar a la democracia, dejen trabajar, no conoce las necesidad sanitarias del norte de argentina».




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *