full screen background image

El PV terminó dándole la razón a quienes lo excluyeron

Luego de que Unidad Popular, Kolina, Frente Grande y el PTP anotaran la alianza electoral transitoria “Frente de Todos”, el Partido de la Victoria anunció que recurrirá a la justicia. Las novedades de un frente que Leavy y cía. nunca quisieron impulsar.

En 2019, y luego de las primarias presidenciales, el FdT salteño parecía que se llevaba a todos por delante. Una elección histórica, la esperanza de un cambio en el país y en la provincia, y un referente del interior como Leavy, eran los ingredientes para disputarle la gobernación a un Sáenz apoyado fuertemente por Juan Urtubey, respaldado por Macri y toda una serie de sellos de tinte conservador.

El resto de la historia ya lo conocemos. El FdT perdió por amplio margen, y podrá decir que las elecciones locales estaban planteadas de otro modo, que la fuerza del macrismo seguía intacta en el departamento Capital, que pesaron las ideas conservadoras entre la población. Así explicarían, quizás, por qué hoy no son ellos los que manejan la provincia, pero no podrían dar cuenta sobre su raquitismo actual, el que ha llevado a estas fracturas entre sus miembros y pedidos de judicialización.

La disputa por el nombre “Frente de Todos” no es una cuestión de “vivos” y “lentos” sino que muestra la imposibilidad actual que tienen los referentes que se reclaman kirchneristas para ofrecer una salida común. Volviendo a las elecciones gubernamentales de 2019, los memoriosos recordarán lo mal que le cayó al electorado K en su momento, la unión del naciente espacio con elementos del urtubeicismo, como Emiliano Estrada. Por estrategia del entonces gobernador Urtubey, la gente terminó relacionando más a Sáenz con la renovación y al FdT con la continuidad de su gobierno. Increíble.

Y es que el kirchnerismo local, sobre todo el PV, se ha movido así durante el último tiempo: carente de cualquier concepto o propuesta popular para Salta, absorbido por meros cálculos electorales y cercano, siempre, a los que detentan el poder, sean del signo que sean. Quedaron afuera del frente porque sus otrora compañeros, viendo sus maniobras, idas y vueltas, se cansaron.

El PV especulaba con hacer las alianzas primero e imponer las listas después. Pero resulta que ahora igualmente podrían ingresar al FdT, nada se lo impide, no es necesario ir a la justicia. Lo que sí no podrán, por decisión de los otros 4 grupos, es imponer sin acuerdo de los otros partidos los candidatos que el PV quiera. Por eso decimos que el partido de Leavy termina dándole la razón a sus ex compañeros, porque es obvio que si ellos no manejan en exclusividad los tiempos y candidaturas, no están dispuestas a ningún verdadero frente y ahora recurren a la justicia, no para entrar al FdT sino para sacar a los que ya lo integran.

Así, en una entrevista dada a Página 12, Diego Arroyo de Kolina afirmó que temieron que «el PV cierre acuerdos con el romerismo y este espacio encabece cargos importantes». Por ahora esa es una hipótesis, pero lo que sí es claro en este año y medio de saencismo, es que no hay atisbos de generar una oposición al gobierno. La crisis ha acrecentado el carácter acomodaticio y tibio de la política salteña, y es así como un Juampi Rodríguez, siempre oficialista, dice que en Salta habrá dos listas de Saenz: una por derecha y otra por centro.

En definitiva, los quiebres en las listas son el resultado de la incapacidad de aunar políticas y verdaderas propuestas para Salta. Tan mal está la política actual, que terminó resucitando a un gendarme retirado e investigado por la desaparición durante la dictadura militar del escribano Aldo Melitón Bustos: Jorge Carlos Folloni. Los costos de pensar siempre en la coyuntura.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *