full screen background image

¿Cuál fue el plan pavimentador de Isa durante su intendencia?

Durante los últimos días, el mediático Miguel Isa insistió con un supuesto plan para que la municipalidad termine con los baches. Si bien no dio detalles, sus 12 años de intendente nos dan un panorama de sus métodos.

Febrero de 2014, un Miguel Isa intendente, bastante cuestionado y derrotado en las últimas elecciones legislativas, asegura en un acto conjunto con Urtubey que hasta diciembre no quedará ningún bache por tapar. Argumenta que consiguieron fondos nacionales y que multiplicarán la capacidad de obra municipal.

Los medios en aquel entonces, de gran relación con Isa, hablan de «la gran recuperación del intendente», de su «enorme capacidad de gestión». Pero todo es montaje. Ese año se prometieron $350 millones en obras pero solo se ejecutaron $200, prácticamente lo mismo que sus últimos 6 años, apenas actualizado por inflación.

Aunque nunca reconocido por su filiación peronista, lo cierto es que el intendente venia sufriendo un ninguneo por parte de Urtubey y de CFK, que hizo que los fondos extramunicipales pasaran de un 40 a un 28 por ciento de 2010 a 2015.

Pero con los pocos recursos que le fueron quedando, el «Turco» tampoco hizo bien los deberes. «Tomemos de ejemplo la ejecución presupuestaria de 2014», nos dice el ex concejal Arturo Borelli: «El metro cuadrado de pavimento hecho por la municipalidad sale en ese entonces $239, mientras que el de las empresas cuesta en promedio $574. El metro de cordón cuesta $100 contra $600 de los privados.
Sin embargo, las obras las hacen los segundos. En 2013 la hormigonera hizo solo 1800 metros cuadrados frente a 72.721 de las empresas, un 1,6%».

Sobre qué empresas se beneficiaron, se puede ver en las Cuentas Generales del Ejercicio de cada año, que los nombres van cambiando, empezando con Alonso Crespo, siguiendo con Incovi e Hidroconstrucciones y terminando con Dal Borgo, Norobras e Ingeniero Medina. Las obras se daban a través de adjudicación directa, incluso las de mucho monto, pues se la dividía en varias adjudicaciones diferentes.

En  2014, por ejemplo, figuran 3 adjudicaciones a Dal Borgo para hacer pavimento en el mismo barrio Grand Bourg. No dividirla hubiese significado un monto mayor y la necesidad de hacer una licitación pública, que una empresa recién creada y sin capital no hubiera aprobado.

En las cuentas de Isa, los auditores del Tribunal de Cuentas de aquel entonces reconocen -hacia el final de la gestión isista, allá por 2015- la «falta de una fuente de información única. El sistema integral de gestión administrativa no tiene todos sus módulos desarrollados. Por ejemplo Contabilidad General, Inventario, Obras Públicas, Inmuebles no están implementados en el SIGA (sistema integral de gestión administrativa) sino en planilla Excel. El Concejo ni siquiera tiene sistema informático» (Auditoría interna de la Cuenta General del Ejercicio 2015).

Es decir, la municipalidad le pagaba un contrato multimillonario a una empresa llamada «Nomade Soft» para la implementación de un sistema contable fiable, seguro e inmodificable pero terminaba inventariando y plasmando sus cuentas ¡en una planilla Excel!

En definitiva: obras de pésima calidad, altísimo costo y contabilidad más que oscura es el legado del ex intendente Miguel Isa.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *