full screen background image

Iglesia y Estado, asuntos separados | Más de $21 millones solo para fachadas

Según el presupuesto provincial se destinará $21.500.00 para refacciones a la Catedral Basílica de la Ciudad de Salta y para «paseos sobre calle Caseros» y «refuerzos de cubierta» para el Convento San Bernardo.

Sin lugar a dudas, las prioridades del Ejecutivo provincial están orientadas a continuar bancando económicamente la estética de algunos templos religiosos predominantes por sobre las necesidades sociales aquejantes, en plena pandemia y en estado de emergencia sociosanitaria en los departamentos San Martín, Orán y Rivadavia se viene prorrogando desde enero de 2020.

A lo largo de la historia salteña y en los últimos años, particularmente, existe una enorme cantidad de dinero que la Iglesia recibió bajo la forma de entrega de inmuebles como donación, cesión, comodatos, subsidios de impuestos, tercerizaciones, etc.

La Iglesia tiene 212 propiedades en Salta. Quince de ellas rurales, por 400 hectáreas, y el resto urbanas, por 800 mil metros cuadrados. La mayoría de estos inmuebles fueron donados por el Estado: 32 bajo la dictadura, 35 durante el romerismo y 40 en los gobiernos de Urtubey.

«Todo lo que recibe la Iglesia en Salta es para continuar adormeciendo al pueblo a través de la fé; es un estado paralelo que oprime a los más humildes bajo la consigna ´los desposeídos de hoy serán los bienaventurados del mañana», señaló una fuente a El Tintero de Salta.

De hecho, haciendo memoria, las intervenciones de los jerarcas de la iglesia salteña respecto a luchas sociales o atropellos policiales son casi nulas, y el recuerdo marca la orden de monseñor Cargnello a los policías para que se llevaran detenido a un trabajador despedido de la minera Mansfield que intentó encadenarse a la catedral para pedir por su fuente laboral.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *