full screen background image

PARO DE LA SALUD | Por las incoherencias entre lo que dice y hace Sáenz

Víctor Chuquisaca afirmó que el 16 habrá paro por 24 horas para exigir al Gobierno que los atienda. Hay poco más de 300 trabajadores de la salud que ya se quedaron sin trabajo y aun les deben dos meses de sueldo.

A pesar de que Gustavo Sáenz remarque que el gobierno quiere que «el sistema de salud funcione en cada rincón de la provincia», tal como lo señaló en conferencia de prensa a un año de su asunción, queda bien expuesta la contradicción entre lo que dice y hace, porque las y los trabajadores de la salud le solicitaron hace casi un mes al ministro Esteban que los reciba para dialogar sobre las cuestiones más aquejantes del sector más importante durante la pandemia y nada.

En contexto de pandemia el Gobierno de Sáenz echó mano a trabajadores sanitarios para desestresar el pico de contagios en la provincia que estaba mostrando la casi nula preparación sanitaria a pesar de los millones de fondos recibidos por parte del Gobierno Nacional para que no falten insumos ni oxígeno en los hospitales, situación que se vio desbordada en el interior de la provincia.

Son poco más de 300 les trabajadores que fueron incorporados bajo la denominación «Contratos Covid», y que la mayoría se les vencieron el 30 de noviembre y el resto tiene fecha de vencimiento ahora en diciembre. Todos estos – en su mayoría- enfermeros ya están quedando sin sus fuentes laborales y otros tanto lo harán en este mes si la decisión política es desecharlos. Como si perder el trabajo no fuera poca cosa, a les trabajadores les adeudan dos meses de sueldo: octubre y noviembre. Hay un manoseo bárbaro en salud.

Víctor Chuquisaca, Secretario Gremial de ATE, señaló a El Tintero de Salta que «esta política es parte del ajuste que el Gobierno quiere hacer: mantener la precarización laboral con mano de obra barata y tratar a las personas como desechables, por eso usó a los trabajadores de salud para reforzar el sistema y se los está descartando, cuando las papas queman te palmean la espalda y luego que se relaja todo, y que la gente puso en riesgo su vida, se olvidan, ni te atienden, ni dan el reconocimiento económico que se merecen».

Según los cálculos que se manejan, son aproximadamente 30 les trabajadores de la salud que perdieron su vida trabajando durante la pandemia. Es de esperar y exigir por parte de la ciudadanía en general, que los funcionarios provinciales con el gobernador a la cabeza, encuentren coherencia entre lo que dicen y hacen.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *