full screen background image

«Los fiscales asesinaron por segunda vez a Luján y Yanina»

Tras las diligencias judiciales y la «liviandad» de la jueza Mudsky para con una testigo fundamental y, los dichos del fiscal Ramiro Ramos Ossorio, la familia de Luján aseguró que a las chicas las volvieron a asesinar.

«Victoria Quartin, una testigo clave porque se comunicó con Exequiel Fredes, el principal sospechoso, 98 minutos desde la desaparición de las chicas hasta que los cuerpos fueron hallados, y la jueza -Mónica Mudsky- no le pudo sacar palabra de lo que hablaron porque ella se declaró en tratamiento psiquiátrico y que no se acordaba, y la jueza le respondió: si no te acordás, no te acordás», declaró Gustavo, papá de Luján al sitio Muy Crítico.

En este sentido, quien también se pronunció al respecto fue Marisa Peñalva, tía de Luján, quien señaló que el fiscal Ramiro Ramos Ossorio miente cuando dice que Exequiel Fredes colaboró inmediatamente con la justicia, ya que el segundo teléfono celular fue solicitado dos meses después y a pedido de la familia. «Yo no sé si Ossorio no leyó bien el expediente o le bajaron línea para seguir encubriendo a Fredes».

La palabra de Ramos Ossorio

El Tintero de Salta se comunicó con Ramiro Ramos Ossorio, uno de los fiscales de la causa, quien señaló que «las pericias y los informes telefónicos fueron incoporados y se analizaron en tiempo y forma».

Además señaló, sin precisión, que Fredes fue citado a declarar en tres o cuatro oportunidades. «Cuando se hallaron los cuerpos él puso a disposición de la justicia todos sus efectos personales para ser sometidos a las pericias correspondientes como el aparato de telefonía. Estuvo convocado como testigo, como todas las otras personas que declararon» y remató. «A Fredes no se le encontró ningún elemento por el cual se lo comprometa penalmente en calidad de imputado».

Documento que certifica que al principal sospechoso por la muerte de Luján y Yanina, la justicia le solicitó el celular dos meses después del crimen.

Al ser consultado sobre los dichos de la familia de Luján y si el fiscal desconoce la causa o le «bajaron línea» para que no profundice la investigación, Ramos Ossorio indicó que no puede expedirse sobre opiniones personales. «La causa se dispuso a reabrir para profundizar algunas tareas investigativas que habían sido criticadas. Yo no dirijo la investigación, ni resuelvo la causa, no tengo ninguna capacidad de resolución, la causa tuvo una serie importante de tareas investigativas desarrolladas bastantes considerables, se han ordenado medidas, incluso durante la pandemia esta causa siguió. Somos testigos de que se mantuvo siempre un desarrollo regular de diligencias probatorias que ordenó el tribunal».

El funcionario judicial informó que la semana pasada se tomaron testimoniales de varias personas, entre ellas, la joven con quién estuvo Luján Peñalva la noche antes de que desapareciera. «Según la joven que estuvo la noche anterior a la desaparición, la velada transcurrió con total normalidad, no notó ni siquiera una incomodidad, esto fue parte de la declaración brindada por ella la semana anterior».

Ramos Ossorio detalló que también se pidió un informe de telefonía para verificar si Fredes se encontraba donde había declarado que estuvo ubicado ese fin de semana y que a partir del informe se adviertió una cronología con absoluta correspondencia con su relato. «El teléfono celular registró movimiento y señales en los lugares donde él indicó, allá, hace 9 años».




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *