full screen background image

Reasignación Presupuestaria | La mesa chica del gobierno centralizó $1.400 millones

Solo el presupuesto del desaparecido Ministerio de la Primera Infancia, que rondaba los $420 millones de pesos, fue directamente a la caja a cargo de Pablo Outes y Nicolás Demitrópulos.

El 20 de diciembre de 2019, se prorrogó en la Legislatura el presupuesto 2019 para el ejercicio 2020, que faculta al Poder Ejecutivo a adecuar créditos presupuestarios a su criterio.

Veinte días después, el gobernador Gustavo Sáenz promulgó, a través del Boletín Oficial, la prórroga dada por el Poder Legislativo.

Del presupuesto en cuestión, se supo que más de $1.400 millones de pesos fueron destinados a la Gobernación. Vale mencionar que la misma está integrada por Gustavo Sáenz, el titular de la Coordinación Administrativa, Nicolás Demitrópulos y el Coordinador de Enlace y Relaciones Políticas, Pablo Outes.

El 26 de mayo el Boletín de la Provincia oficializó el decreto 309/20 en el cual se le quita dinero a planes de vivienda, Infraestructura, Gobierno, DDHH, Justicia y Trabajo, Salud y Desarrollo Social para destinarlo al poder de la mesa chica.

El diputado provincial Carlos Zapata sostuvo en la sesión del último martes que tales manejos contables son «un sistema ficticio que para lo único que sirven es para difuminar el control en el Estado, y sobre todo, favorecer la práctica indeseable de la corrupción».

En 2019, bajo el gobierno de Urtubey, la gobernación disponía de más de $800 millones y hoy tiene $2.200 millones. El dinero del Ministerio de Infraestructura y Vivienda y Primera Infancia, en vez de ir a Salud o Desarrollo Social, lo enviaron a gobernación.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *