full screen background image

No se olviden de Cabezas | A 23 años del crimen, sus asesinos gozan de libertad

Los asesinos del fotógrafo José Luis Cabezas viven actualmente realizando exhibicionismo en redes sociales, recibiendo subsidios polémicos e inclusive con hijos detenidos por distintos delitos. Un informe de Revista Noticias.

La madrugada del 25 de enero de 1997, una banda criminal ponía fin a la vida del reportero gráfico de NOTICIAS José Luis Cabezas. Los sicarios, que respondían a órdenes del entonces misterioso y poderoso empresario Alfredo Yabrán, mataron de dos disparos a Cabezas en una cava en las inmediaciones de General Madariaga y luego intentaron quemar su cuerpo junto con el Ford Fiesta en el que lo habían secuestrado.

La tragedia dio pie a uno de los casos policiales más emblemáticos de la historia nacional vinculada a la libertad de prensa que incluso tuvo importantes implicancias políticas. Sin embargo, a 23 años de aquella noche, ninguno de los condenados por el aberrante crimen continúa encarcelado por la causa.

Gustavo Prellezo

Gustavo Prellezo

Sospechas. Prellezo no es el único que continúa viviendo en La Plata. Horacio Braga y José Auge, ex integrantes de la banda delictiva de “Los Horneros” también siguen con sus vidas en la capital provincial. Pero mientras Braga cobra un plan estatal para estudiar derecho y ejerce como procurador, Auge sigue teniendo enredos con la justicia. Es que su hijo, José Luis, fue detenido en febrero del año pasado, tres semanas después de haber recuperado la libertad y meses después, en septiembre, dos de sus sobrinos fueron apresados por intento de homicidio.

Aníbal Luna, otro de los policías condenados, rehizo su vida en General Madariaga, aunque sus movimientos levantan muchas sospechas. Terranova, la empresa química en la que él trabaja firmó un convenio para quedarse con una parcela en el nuevo parque industrial. Sin embargo, en la ciudad bonaerense hay quienes apuntan que el propio Luna es el dueño de la empresa y que la inversión inicial habría sido gracias al dinero de la familia Yabrán.

Casa de familia Yabrán

A 23 años de un crimen que conmocionó a todo el país, la Justicia parece haberse olvidado. Es que los asesinos no sólo gozan de libertades, sino que además viven como si aquella madrugada de enero de 1997 nunca hubiera sucedido.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *