full screen background image
conicet

CONICET | Más de dos mil científicos en la calle

El pasado viernes se conocieron los resultados de los ingresos a carrera de investigador de CONICET. El sistema de cupos anuales sumado al recorte presupuestario significó la expulsión del 83% de los científicos presentados en 2018.

Ayer estallaron las redes sociales de becarios doctorales y posdoctorales de CONICET que estaban esperando los resultados de la convocatoria para el ingreso a la carrera de investigador científico. Esta convocatoria significa básicamente convertirse en trabajador de planta permanente y dejar de ser un trabajador precarizado con un régimen acotado de 5 o 2 años en el sistema científico nacional.

Este año los números fueron letales para nada menos que el 83% de quienes se presentaron en esta convocatoria, lo que representa a más de 2100 investigadores que quedaron fuera de CONICET.

Indignación, bronca y tristeza se multiplicaron por cientos y cientos de becarios que cursaron entre 5 y 8 años de estudios de posgrado y realizaron trabajos de investigación y formación, que hoy se encuentran desempleados y sin muchas posibilidades de aplicar el conocimiento acumulado.

Los cupos de 450 investigadores fueron ampliamente superados en 2018 por más de 2500 presentaciones. Más allá de la distribución de los mismos y la espesa oscuridad de los criterios de selección, lo que se revela evidente es el carácter expulsivo del sistema de cupos prefijados por año, que no toma en cuenta a los científicos que se encuentran trabajando ni las líneas de investigación que desarrollan.

Ni siquiera manteniendo los ingresos de 900 cupos anuales que se implementaron los dos últimos años de gestión kirchnerista, se podría absorber a los 2100 que hoy quedaron fuera. Sabemos que el macrismo ajustará lo más posible la línea de corte.

Pero aquí el problema es este mecanismo expulsivo, que no solo generó año tras año una población sobrante de científicos, sino que alimenta una carrera de investigación basada en la competencia y el individualismo que atentan contra el desarrollo de conocimiento y los posibles beneficios de su aplicación por parte de las grandes mayorías. Un embudo en el que cada vez más quedan atascados y amontonados de la puerta para afuera.

El acuerdo con el FMI de Macri y los gobernadores solo significará que se profundice el ajuste, el recorte presupuestario y la magnitud de la expulsión.

Fuente: La Izquierda Diario




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 2 =