full screen background image
Divididos

Divididos | Treinta años ahí en el cielo

Tres décadas de Divididos, la banda con la que Ricardo Mollo y Diego Arnedo despegaron de la leyenda Prodan para convertirse en la aplanadora del rock.

 

por FEDERICO ANZARDI

Divididos surgió de la necesidad de continuar con lo que había a mano. Ricardo Mollo y Diego Arnedo administraron el vacío que había provocado la muerte de Luca Prodan y formaron una banda que durante dos años se mantuvo a la sombra de Sumo. Las canciones, los recitales y el disco que realizaron en ese período inicial fueron una continuación estética y sonora del proyecto que había liderado el italiano, productos inevitables de un grupo sumiso a una influencia demasiado poderosa.

 

El origen de la banda fue la serie de encuentros entre Mollo y el saxofonista Roberto Pettinato durante el verano del 88, cuando el resto de los Sumo estaban desbandados por el impacto que les había provocado la muerte del cantante. “Hubo como una onda de seguir haciendo algo, pero rápidamente Germán (Daffunchio) y Timmy (McKern, manager de Sumo) se fueron a Córdoba. Entonces ahí empezó -dice Marcelo “Gillespi” Rodríguez-. Petti se había quedado con una casa quinta por la zona oeste y se juntó varias veces con Ricardo. Comían asados, tocaban la guitarra, y varios temas se compusieron en esos encuentros”.

 

Gillespi, que había participado de recitales de Sumo como trompetista invitado, formó parte de los comienzos de Divididos y fue una suerte de tercer/cuarto integrante nunca oficializado que grabó en el álbum debut y tocó en la mayoría de los conciertos de la primera etapa. Hoy recuerda que la sociedad Mollo-Pettinato no duró demasiado porque durante la primera mitad del 88 el saxofonista se fue del país.

 

Con Daffunchio las cosas fueron más concretas por la poca onda que el actual líder de Las Pelotas tenía con Mollo. Los guitarristas no habían podido congeniar en Sumo, se daban la espalda en los ensayos y, según contó Mollo, mantenían una relación musical “muy difícil”. “No pudimos seguir tocando juntos”, le dijo a Gastón Pauls en una entrevista de 2012.

 

El baterista Alberto “Superman” Troglio participó fugazmente de algunos de los encuentros previos que derivaron en Divididos. Ocupó la batería de a ratos y en reportajes posteriores llegó a asegurar que formó parte de la creación de “La mosca porteña”, una de las canciones del disco debut del grupo. Sin embargo, la inconstancia le jugó en contra. Su rol fue el de un elemento del pasado que se mantuvo por inercia.

 

La sala de ensayo de Sumo estaba en El Palomar. Un sótano que Mollo alquilaba desde 1973 y donde había desarrollado todos los proyectos musicales en los que se había involucrado. Gillespi recuerda que “era una esquina donde había existido una panadería o una fábrica de pastas” que en la planta baja tenía “máquinas, cosas en desuso y todo tipo de objetos”. “Había una puerta de madera que se levantaba con una escalinata hacia abajo. Bajabas y (señala un círculo de izquierda a derecha) estaba Germán, la batería de Superman, Diego. Al frente (de Diego) estaba Ricardo, Pettinato con su micrófono. Yo me ponía también de ese lado. Luca se paraba un poco adelante, casi al medio. Había un par de lamparitas colgando con cables y un recubrimiento de fibra de vidrio o goma espuma. No había ventanas, solamente unos ventiluces. Había un olor acre a humedad, cigarro podrido, alcohol. Muy denso”.

 

Mollo y Arnedo tomaron el control de la sala y realizaron modificaciones. La principal fue la cortina que colgaron para achicar el espacio donde antes debían ensayar siete músicos. Gillespi fue el único que se mantuvo dentro del incipiente proyecto y recuerda que el sótano ya no transmitía la energía de antaño: “Bajabas y veías un equipo de guitarra, el equipo de Diego, una batería electrónica y la lamparita. Un bajón, muy mala vibra. A mí me parecía que por ahí ameritaba una cosa más parecida a un estudio, con más luz, porque estaban programando con la batería”.

 

En una entrevista con Rolling Stone de 1998, Arnedo recordó que la idea de armar un trío arrancó en 1979: “Por entonces yo tocaba con Omar (Mollo) y Ricardo en MAM, pero Omar se había ido a vivir a Brasil y no volvía. Con Ricardo teníamos tantas ganas de tocar que en un mes armamos un trío que se llamó Frankie Pig, con el Piojo Ábalos en la batería. Ensayamos un repertorio nuevo y tocamos una sola vez en la sala FEC para unas quince personas sentadas”. A comienzos de los 80 se separaron por única vez. En el 82, el bajista entró a Sumo y el guitarrista formó Demo junto a Rinaldo Rafanelli, un proyecto que apuntaba al reggae y la new wave. No pasó demasiado hasta que volvieron a encontrarse.

ganchos

 

Entre marzo y abril de 1988, Divididos se completó con Beto Topini, ex baterista de Demo, que por entonces también formaba parte de La Torre. “Ricardo me llamó y me dijo: ‘La banda arranca en este momento, te ofrecemos la tercera parte. Diego, vos y yo. Los temas ya están hechos pero vamos con el 33,3 por ciento de todo’. Nunca me voy a olvidar. A mí me encantó la idea, más vale, así que arrancamos y empecé a ensayar”, cuenta Topini.

 

Mollo le dio a Beto un casete con las canciones. El baterista recuerda que la banda ya se llamaba Divididos y que en aquellos demos “estaba todo el primer disco”. Un detalle de la cinta le llamó la atención: “Apenas escuché los temas, una de las primeras cosas que dije fue ‘che, Richard, ¿por qué estás cantando tan parecido al pelado?’. Él se puede acordar de eso. Me parece que Luca lo influyó muchísimo”.

 

“Era muy notable, la voz era igual”, dice Gillespi. “Creo que ése es un tema que a Ricardo le rondó por la cabeza -agrega-. Él (en Sumo) cantaba muchas veces. En los momentos en los que Luca no estaba tan bien, él tenía que cantar. Fue todo un tema el hecho de que se transformara en cantante de la banda”. Para marcar la influencia de Prodan, Topini recomienda escuchar Lumpen, el único álbum de Demo. “Si escuchás el disco, (la voz de Mollo) era muy tranqui, más bien tirando a dulce. Era una voz muy linda”.

 

“Esclavo de la oscuridad”, la segunda canción de Lumpen, tiene a Mollo en la voz principal y deja perplejo a todo aquel que se haya criado con “El 38” o “Paisano de Hurlingham”. Se percibe a un cantante mucho más melódico, poseedor de una voz sin demasiados matices pero con alcances pop, algo que en Divididos tardó varios años en surgir. “Niño gris”, otro tema del álbum que lo tiene como cantante, también es una muestra de la enorme capacidad de Mollo como guitarrista.

 

“Ricardo cantaba igual a Luca. A mí no me gustaba. Después aprendió a cantar mejor. Siempre cantó bien pero empezó a gritar menos. Tuvieron unos avances impresionantes en todo sentido”, opina Gustavo Collado, el segundo baterista del trío. “La primera vez que peló una voz distinta a esta voz media afectada onda Luca fue cuando empezamos a hacer ‘Cielito lindo’. Lo cantaba como un mexicano, nada que ver, y nosotros le decíamos ‘¿pero ves que tenés la voz limpia?’. Me parece que estaba buscando ver quién carajo era”, agrega Gillespi.

 

“Ricardo me marcaba un montón de cosas, hasta pases, pero porque estaban hechos, ya se los habían imaginado. Y yo no podía menos que respetar absolutamente todo”, dice Topini, que cuenta que pudo aportar “muy poco porque estaba todo armadito”: “Me acuerdo de ‘La mosca porteña’. ¿Viste el pase taca, taca, taca que se repite todo el tiempo? Me acuerdo que yo lo quería cambiar y Ricardo me decía ‘no, boludo, hacé esto, porque mirá, queda re polenta aunque reitere, queda bárbaro’”.

 

El primer Divididos no duró demasiado. La gira que La Torre tenía prevista por la Unión Soviética entre agosto y septiembre del 88 fue un compromiso del que Beto no pudo escapar. “No pudieron esperarme, no es que me fui. Yo le había dicho a Ricardo ‘si me aguantás un poquito, cuando vuelva de la gira dejo La Torre’. Me hubiese encantado seguir”, aclara.

 

Uno de los primeros artículos sobre Divididos se publicó en la revista Pelo en mayo de 1988. “Tocamos lo que estaríamos tocando si aquello hubiese seguido”, dijo Arnedo en la nota, en referencia a Sumo. La periodista Nora Fisch adelantó algunos de los temas que se venían y anticipó la fecha del debut: “Junto con un baterista que todavía es incierto y un trompetista, el sábado 4 de junio se larga. ¿El lugar? Un barcito ignoto en el barrio de Flores”. Al costado, una foto simbólica: Mollo y Arnedo en la sala junto a la máquina de ritmos.

 

Mientras aquel número de Pelo todavía colgaba en los quioscos, Arnedo se encontró en Prix D’ami con Gustavo Collado, ex baterista de La Sobrecarga. Se conocían desde los inicios de Sumo, cuando las dos bandas habían compartido shows en la provincia de Buenos Aires. “Diego me dijo de ir a tocar y a los dos días cargué la batería en un taxi y me fui al Palomar”, cuenta Collado. Agrega que todas las canciones del primer disco (“menos un par”) estaban listas cuando se incorporó. Recuerda que Mollo y Arnedo habían hecho todo “con una maquinita bastante rudimentaria y mala”.

 

La química con Collado funcionó inmediatamente. “Éramos un trío. Era el 33 por ciento en todo sentido”, dice. Al comienzo, el baterista se relacionó más con Arnedo: “Éramos muy compinches con Diego. Nos íbamos a ensayar y Ricardo se iba porque tenía la fábrica de zapatos donde laburaba”.

 

El recital debut se postergó por una semana, pasó al viernes 10. El predio elegido se mantuvo, era el Rouge Music Bar, el “barcito ignoto” del barrio de Flores ubicado en San Pedrito 487, un lugar que no albergaba presentaciones de peso. Ese mismo mes se anunciaron fechas de Todos al Obelisco, Fisura Rock, Toniko Indio, Desgracia Ajena, entre otros.

 

Poco antes, Mollo y Arnedo fueron a los estudios Panda para grabar en “Alacran (resaca)” una de las canciones del disco Ey! de Fito Páez. Por entonces, la relación musical entre el rosarino y el guitarrista era breve pero intensa. Mollo había participado de la presentación en vivo de La la la, el disco en colaboración entre Páez y Luis Alberto Spinetta, y poco después de la muerte de Luca intentó formar parte de la banda del autor de Ciudad de pobres corazones.

 

“Yo no podía quedarme sin tocar, me sentía mal, me empecé a deprimir mucho. Lo llamé a Fito para tocar en su banda. Le dije: ‘Che, ¿me dejás tocar con vos?’. Se quedó helado, porque es rarísimo que te llame alguien para decirte una cosa así. Me dijo que no y eso me dio lugar a que pensara un poco lo que estaba haciendo y me pusiera las pilas”, le contó Mollo a Gloria Guerrero en una revista Humor de agosto del 88. Para devolver gentilezas por la grabación, Fito asistió a Rouge.

 

Mollo pasó en cama las primeras horas del 10 de junio. Tenía fiebre y seguía en el mismo estado al momento de tocar, una consecuencia de los nervios previos al debut. Aunque incompleto, el audio de aquel recital resulta un excelente documento de la noche. Refleja las inseguridades de Mollo como cantante, las influencias de Luca en el sonido del grupo y el papel de los fanáticos que habían asistido a conocer el nuevo proyecto y a escuchar canciones de Sumo.

 

Una de las primeras cosas que se escucha es a Mollo decir “ahora vamos a hacer un tema viejo” justo antes de tocar “Estallando desde el océano”, que había sido publicado sólo dos años antes. Como dice un comentario del audio pirata en YouTube, Mollo “hasta hablaba como Luca”. En un bache, un fanático irreverente que se la pasó a los gritos durante todo el recital mandó un “¡Grande Antonio Prieto!” probablemente dirigido a Arnedo.

 

Siguió una versión primal de “Gárgara larga” con letra “en un inglés de mierda”, a lo Roberto Quenedi. Fue la interpretación vocal más Prodan de la noche y sirve para pensar que el italiano hubiese aportado un dramatismo extra que le habría sentado perfecto a la canción, ya de por sí muy buena.

 

Entre tema y tema, las intervenciones del público se mantuvieron de manera muy intensa. Los asistentes mandaron “a cagar” a Los Pericos y pidieron canciones de nicho de Sumo como “Basura blanca”. Promediando el show llegó “No mates por dinero”, una canción que aún permanece inédita. Para cantarla, Mollo alteró su voz. “El efecto que tenía se lo compré yo. La voz estaba toda deformada y él salía con una careta de goma. O sea… llamá a un psicólogo”, dice Gillespi, y cuenta que aquellos primeros conciertos estresaron tanto al nuevo cantante que “a veces se quedaba afónico un día antes de tocar”.

 

“De qué diario sos?” también fue interpretada “en inglés”. Al finalizar la canción, Mollo vio a Gillespi, que acababa de llegar. El trompetista explica la tardanza: “Ese día yo toqué en el Teatro Alvear con un grupo de jazz. Tocábamos temprano, a las nueve, pero fue tan loco la cantidad de gente que había (en Rouge) que explotaba, había gente en la vereda. Y eso que había salido un avisito en la Rock & Pop y un afichito de mierda que lo habían pegado por Flores. Pero se había corrido la bola al nivel que yo no podía entrar. Cuando llegué el show había empezado recién, habían tocado un tema. Era un pasillo largo y el escenario estaba al fondo, al ras del piso. Tuve que pasar entre toda la gente con la trompeta”.

 

“Che, este tipo es el trompetista”, dijo Mollo. “Es un hijo de puta por llegar tarde”, acotó Arnedo. “¡Qué cara de trolo que tiene!”, gritó el fanático irreverente. “¡Que se meta la trompeta en el culo!”, dijo otro. Mollo seguía en plan incendiario: “Es amigo de Pettinato, por eso siempre llega tarde”. “Y es tan hijo de puta como Pettinato”, cerró Arnedo y todo el público le gritó hijo de puta a Gillespi durante diez segundos.

 

“Me putearon todos. Esa cosa que me comparaban con Pettinato la tuve como un karma por varios meses. Yo me cagaba de risa, obviamente, y la gente también. Era como una cosa media punk”, completa el trompetista.

 

El show en Rouge incluyó versiones de “Nextweek”, “Un montón de huesos”, “Camaron Bombay”, una canción compuesta a partir de una intoxicación masiva de los Sumo durante un viaje a Chile. También sonó “Summertime Blues”, de Eddie Cochran (anunciada como “de los Who”), con mención a Luca incluida en la letra. El audio termina con pedidos de “Heroína” y uno por “Fuck you”.

 

En septiembre, el trío tocó en 2002 Neo Sonido, un programa de rock que salía los sábados de 18 a 19 por ATC y funcionaba como un concurso de grupos emergentes. Divididos fue invitado y no se sometió al rigor del jurado. Tom Lupo, viejo conocido de los Sumo, presentó a la banda recitando un fragmento del poema “Tabaquería”, de Fernando Pessoa. “Estoy dividido entre la lealtad que debo a lo de afuera como cosa real y la sensación de que todo es un sueño como cosa real por dentro”, avanzaba Lupo, de lentes oscuros y un histrionismo parecido al de Luca, mientras Mollo, con la Roland G 707 negra colgando, lo miraba fijo, con un nerviosismo inocultable.

 

“Mucha gente dijo ‘cuándo va a venir Divididos’. Me parece que éste es el debut en televisión del grupo”, agregó Tom luego de la bienvenida. Mollo confirmó la consulta con chistes tontos y un movimiento constante, aferrado a la guitarra, incapaz de salir de la incomodidad del momento. Esa tarde tocaron “Che, qué esperás?”, que ya circulaba en las radios como demo, y “La mosca porteña”, con la participación de Geniol. “Pensar que la palabra diversión viene de divididos, de diverso, así que parece que para divertirse hay que poder ser otro también”, cerró Lupo.

ganchos

 

El disco debut de Divididos se grabó en Panda entre noviembre del 88 y enero del 89. “Fue buena la grabación, bastante rápida”, cuenta Collado. “La maravilla de ese disco fue Amílcar Gilabert, que es un maestro total y nos dio un sonido impresionante”, agrega.

40 dibujos ahí en el piso incluye las canciones fogueadas en los conciertos iniciales de la banda. Algunas, como “Nos dicen”, conocida como “Reggae del inmigrante”, quedaron en el camino. Otras se transformaron: Mollo y Arnedo escribieron letras en castellano para “Gárgara larga” y “¿De qué diario sos?” y borraron completamente la de “Sí, sí, Petti, dejá de joder”, que pasó a llamarse “La foca” y se convirtió en el único instrumental del disco. Este año la banda regrabó ésta última, le agregó una nueva letra y la rebautizó como “Caballos de la noche”.

Gillespi cuenta que muchas letras surgieron a partir de anécdotas y un trabajo conjunto entre Mollo y Arnedo: “Lo que tiene Divididos, me parece, es que componen juntos. Las bandas no componen juntas, los traen de su casa. Los Divididos no hacen así. Es una paja para ellos escribir las letras. No sabés lo que es, un dolor de huevos, porque las canciones les salen fácil, pero las letras no. Vos les das un instrumento y tocan tres horas. Les das un lápiz y un papel y…”.

El sonido más similar a Sumo que se escucha en el disco en relación a la obra posterior de Divididos tiene que ver con la época (seguían siendo los 80 después de todo), con lo fresca que estaba la impronta del grupo de Luca y con algunos instrumentos utilizados, como la G 707 de Mollo. “Esa viola la usó bastante. En ‘Che, ¿qué esperás?’ le metía como unas cuerdas de teclado -dice Gillespi-. Nosotros le decíamos ‘la percha’. Era un modelo que tenía un barral de metal, un diseño futurista. Tenía un conector, como para las impresoras, un enchufe grande que se trababa abajo e iba al sintetizador que estaba en el piso. Ricardo la había usado mucho en Sumo porque con eso podía hacer órganos o el silbido de ‘Estallando desde el océano’. Hay un sonidito tipo armónica en ‘Hello Frank’ que también es esa guitarra sintetizada”.

 

40 dibujos contiene un cover de los Doors (“Light My Fire”) y una versión musicalizada de “Los hombres huecos”, un poema de T.S. Eliot que según Collado era “una zapada sin saber nada”. “Una prueba de bajo con batería para probar sonido y quedó ahí. Después, en el estudio se hizo todo. Se buscó el texto, se puso una buena guitarra”, dice.

 

En medio de la grabación, el padre de Collado murió en Trenque Lauquen, la ciudad de la que eran oriundos varios de los músicos de La Sobrecarga. “Viajé, lo vi, estuve unas horas y me volví porque teníamos un show y la grabación”, dice el baterista, y cuenta que a raíz de esa ausencia “Los sueños y las guerras” debió grabarse con batería electrónica. “Para mí no quedó bueno, pero me tuve que ir”, explica.

 

Aquella no fue la única muerte que golpeó a la banda. Pocos meses antes había fallecido el padre de Ricardo. “Yo a Luca lo llamaba Coquito y a mi viejo le decían Coco. Mucho tiempo después logré analizar la cuestión: los dos eran referentes muy importantes para mí. De pronto me quedé sin nada. Uno de los modos de conjurar el dolor era comer. Ahora estoy por los 100 kilos”, contó el guitarrista en Clarín, en el 96, plena época del “Mollo gordo” que tocaba en bermudas, lucía rulos descontrolados y en la mayoría de las estrofas gritaba con la misma intensidad con la que se alimentaba.

 

40 dibujos presenta un repertorio dramático pero no solemne, e incluye tres versiones de “Camarón Bombay” que funcionan como separadores y canciones humorísticas, una práctica que con los años se hizo frecuente. La portada está basada en un collage que realizaron Collado y Valeria Cidron. “Era el hombrecito que es ahora el logo o símbolo de Divididos. Los pegamos sobre un papel como se hacía antes, algo manual. Nos cerró a todos”, dice.

 

El título del disco es una muestra del humor absurdo y cerrado de Mollo y Arnedo, basado en personajes que generalmente representan cierta decadencia pueblerina y que empezó a alimentarse en las experiencias previas a Sumo. Una fascinación por los viejos bizarros que quizás haya comenzado con el taxista que cruzaron en un viaje realizado en 1978. Con una indignación antirockera y una defensa firme del tango, el hombre les dio material para alimentar varios álbumes.

 

“¿Qué música hacen? ¡Ja! ¡Rock! Todo ‘ah, ah, ah, besame, besame, besame. Da la vuelta y besame. Besame y da la vuelta’”, se burló el taxista, y se jactó: “Yo iba al Salón Verdi de La Boca y había muchachos que en un metro cuadrado hacían cuarenta dibujos ahí en el piso”. Ésta última frase también sirvió para decorar la letra de la canción “Volver ni a palos”, incluida en Otro le travaladna, la obra de autoboicot del grupo. 40 dibujos ahí en el piso se editó en mayo de 1989. El sobre interno tenía impresa la única dedicatoria posible: pal pelao.

 

Después de la salida del disco, la expectativa del comienzo se aplacó y el público fan de Sumo, más nostálgico, dejó de asistir. Pronto, los shows del trío se transformaron en eventos para pocas personas. Para colmo, los medios mencionaban a Prodan todo el tiempo en las entrevistas y reseñas. Era difícil despegarse.

 

“A nosotros no nos quería nadie. La gente nos iba a ver queriendo ver a Luca. Todos nos bajoneábamos. Estabas tocando y querían escuchar un tema de Sumo”, dice Collado. En Humor, Arnedo reconoció que tras la muerte de Luca sintieron “algo así como una ‘libertad’, pero una libertad terrible, de horror por lo que había pasado”. “Sumo se había terminado y había que empezar de nuevo desde abajo, había que seguir con nuestras vidas”, explicó. Luego, agregó: “La gente que nos viene a ver no sabe bien qué quiere, es como que viene a terminar ese duelo. Esperan que suba Luca, que en algún momento suba”.

 

“Hicimos muchos ensayos y tocamos muchísimo en barcitos terribles, chiquititos. Tocamos como 130 veces en menos de dos años, yo lo tenía anotado. Es un montón, pero tocábamos en cualquier lado, lugares peligrosos. Un antro en Berazategui donde te tiraban botellazos, Ramos Mejía, Mar del Plata, una vez frente al Museo Sívori, un teatro de Avenida Corrientes. Cuando nos iba bien nos iban a ver 400, 500 personas a Cemento, como mucho. Para Cemento era poco”, enumera Collado. Mollo, en La Nación, recordó a Señor Chinaski como el peor lugar: “Tocamos tres días y reunimos a 45 personas. Quince personas por día”.

 

En uno de aquellos Cemento desolados, Federico Gil Solá, un baterista argentino que vivía en Estados Unidos, conoció al grupo. “Había poca gente, unas cuarenta personas. Se sentaban arriba del escenario, en los costados, como de campamento. Me gustó la banda y me vi tocando ahí, algo que no me pasó muchas veces en mi vida. Es más; quizás fue la única vez que me pasó”, le dijo a Nicolás Igarzábal en el libro Cemento, el semillero del rock.

 

Collado cuenta que en un bar de Villa Gesell compartieron fecha con Los Piojos, que recién arrancaban y “eran espantosos”. “Después aprendieron -sigue-. Ahí fue Charly García una vez. Pidió para tocar medio así nomás, cantó un tema, dos, y después se quería quedar. Era un bar con mucha gente, cerrado atrás, y Mollo lo mandó al frente con la gente: ‘¿Y este tipo quién es? ¿Quién se cree que es?’. Todos se le vinieron encima. Se quedó atrás de mi batería cagado hasta las patas y yo le decía bancate ese defecto (risas)”.

 

“Tocábamos mucho en City Pop de Ramos Mejía -dice Gillespi-. Ahí cada vez se metía más gente, era un lugar ideal para la banda. Después empiezan los mánagers”. Collado revela que lo de “aplanadora del rock” apareció por aquella época. Cuenta que fue idea de “un gordito bien grasa, lamentable”, Marcelo Figoli, que luego sería conocido por estar al frente de Fénix Entertainment Group y radios como Rock & Pop y Blue. “Lo puso en los afiches. Quería producir shows, produjo dos o tres y después Mollo lo rajó”, dice.

 

“Fígoli fue uno de los primeros managers. Hubo varios que duraron poco tiempo”, aporta Gillespi. No pasó mucho hasta que apareció el actual, Jorge “Kiling” Castro. El trompetista dice que “era un fan que venía desde Quilmes” y “tenía muy buena onda con Ricardo”. “Entraba al camarín y lo gastábamos mucho por esto que había actuado del personaje de Kiling”, cuenta, en referencia a la fotonovela erótica del mismo nombre.

 

“Un año y pico estuvimos a full y el resto se fue cortando por distintas situaciones”, dice Collado. “Hubo un parate que no sé de cuánto tiempo fue -sigue-. Cambiamos de sala, nos fuimos a Hurlingham. Tocábamos mucho, no había cosas nuevas, no ensayábamos porque la sala no estaba acondicionada y después directamente yo no iba a ensayar. Se empezó a pudrir. Igualmente en ese tiempo hicimos todos los temas del segundo disco. Había mucho funky. ‘Ala Delta’ lo escuchás y es un tema de Sobrecarga por cómo empieza el bombo. Hasta que en un momento yo ya estaba hasta las pelotas y decidimos juntos que me iba”.

ganchos

Sin Collado, la banda se mantuvo en estado de experimentación interna. Gillespi difundió grabaciones de ese momento que se pueden escuchar en Soundcloud. Por ejemplo, una versión de “Heroína” en la que el trompetista tocó la guitarra y Mollo cantó desde la batería. En la información adjunta a esas grabaciones se dice que son de 1988, pero ahora Gillespi lo desmiente: “Son de entre 40 dibujos y Acariciando lo áspero. Es en la época en la que no estaba más Collado y no había llegado Gil Solá. Fueron unos meses de brainstorming extraño”.

 

Hace pocas semanas, Gil Solá contó en Facebook cómo fueron sus primeros pasos en la banda: “Entré a Divididos en agosto de 1990, tras una serie de casualidades y carambolas que no vienen al caso. Decidí mudarme a Buenos Aires para tocar con ellos”. La llegada del nuevo baterista dio pie a la etapa más canónica del grupo. El Divididos que le gusta a la gente se forjó en esos años.

 

“Después del primer disco Ricardo empieza a ser más hendrixiano. Hasta ese momento era un guitarrista raro, sus solos eran más parecidos a los de Adrian Belew. Creo que todo ese caldo de cultivo se dio entre el primero y el segundo disco. De hecho empezamos a tocar ‘Voodoo Chile’, ‘Little Wing’ y se empezaron a copar con la Jimi Hendrix Experience y toda esa película”, explica Gillespi.

 

El ingreso del nuevo batero abrió otras influencias, más políticas, y reavivó el gusto de Mollo y Arnedo por el folclore que habían incorporado desde la infancia pero nunca habían desarrollado musicalmente. “Con Federico fue amor a primera vista. Nos mató. Y creo que él pega con Diego por el folclore. Eso no estaba tan curtido en Divididos”, explica el trompetista.

 

“Nunca hablamos de cuál iba a ser el arreglo monetario”, explicó Gil Solá por Facebook, y agregó: “Desde el principio, Ricardo y Diego fueron generosos conmigo en todo sentido: me dieron el 33 por ciento de las ganancias y me incluyeron en la composición de los temas. Ambas cosas suelen ser bastante poco usuales. Supe aprovechar la oportunidad, y ayudado por la impetuosidad de mi juventud pude contribuir, no sólo en la composición de temas nuevos, sino también en un giro en la estética de la banda y en el método de trabajo”.

 

“El folclore tocado en batería no es fácil. Federico lo tocaba como la concha de la lora -sigue Gillespi-. Pasaba a otro ritmo, todo se transformaba en reggae, después en chacarera, después en rock and roll. Era una cantera interminable. Collado era más inglés, te hace un ritmo desde el principio hasta el final. Gil Solá era más de Spinetta Jade con cosas de Bonham, un batero increíble. Pero también ‘qué frío’, ‘qué calor’, ‘yo de mañana no ensayo’, no era una carmelita descalza”.

 

“Mi primer show fue en boliche llamado Boa Vista, en Palermo, para unas cincuenta personas. El segundo fue en City Pop de Ramos Mejía, para diez”, recordó Gil Solá, que se mudó a la nueva sala, un ex estacionamiento subterráneo. El lugar era tan grande que incluía un depósito de instrumentos y equipos, habitaciones y más comodidades. “Federico vivía ahí. Me acuerdo de quedarme tomando mate después de los ensayos, del chabón hablándome del Che Guevara. Era lector, compraba Página 12 todos los días. Una data de izquierda intelectual que nosotros no teníamos. Creo que Divididos no era tan ideológico antes de Federico. Era más de la cultura de la ciudad, las drogas, pero no tan del ojo político”, aporta el trompetista, y cuenta que “cuando se pudrió todo”, tras el éxito inmanejable de La era de la boludez, “Federico se quedó con eso y ellos se fueron a Parque Leloir”.

 

Después de Gil Solá, Divididos cambió dos veces más de baterista y realizó introspecciones, experimentaciones y modificaciones tanto en el plano musical como en el personal. Para Gillespi, la evolución del trío en estos treinta años no evita que se filtren destellos del comienzo: “Cuando Diego se da vuelta, mira al baterista o lo mira a Ricardo, eso es el Divididos antiguo, el verdadero. Porque cuando un músico se da vuelta a la multitud y mira a su baterista, a su amigo, y empieza a hacer música, está volviendo a sus raíces. A veces los miro en un video o los encuentro en la tele y cuando pasan esos momentos ellos son los Divididos que eran antes. Después, bueno, es una banda gigante. Debe tener cada uno su asistente, cada uno llega por su cuenta al ensayo, cada uno toma su Gatorade de gustos distintos, cada uno va en su avión privado. Tienen todas esas cosas. Exageré lo del avión, pero son un poco así. Ya son grandes”.

 

FEDERICO ANZARDI

Federico Anzardi es periodista. Trabaja en el semanario Cuarto Poder de la ciudad de Salta. Entre 2011 y 2015 fue editor de la revista Rock Salta. Colaboró en Página/12, Rolling Stone, Muy Interesante y Hecho en Buenos Aires, entre otros. En Twitter es @federicoanzardi

Fuente: La Agenda




One thought on “Divididos | Treinta años ahí en el cielo

  1. Valeria

    Vaya se han acordado de mí de aquel hombrecito en la tapa del disco 30 años después …
    Os doy las gracias…😂

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

70 + = 80