full screen background image

Acceder y permanecer en la escuela, un derecho vulnerado y profundizado durante la pandemia

Las medidas de aislamiento calaron fuerte, especialmente en uno de los grupos sociales al que no se contempló como interlocutor válido: el de niños, niñas y adolescentes.

Por Natalia Fernández

Los niños y niñas fueron uno de los grupos más afectados durante la pandemia. No sólo se les impusieron las medidas restrictivas sin ningún tipo de diálogo con ellos, sino que al primer intento de hacerlo la burla de parte de los adultos fue suficiente para que el gobierno dejara de considerarlos como interlocutores válidos. 

La pandemia no sólo afectó severamente las relaciones sociales de niños, niñas y adolescentes. Las restricciones en la presencialidad escolar, sin alternativas válidas para todos y todas, dejó por fuera del sistema educativo a miles de estudiantes en todo el país. En el caso de Salta, el profesor y vocero de Docentes Autoconvocados Ignacio Boasso denunció por FM Noticias que el gobierno provincial no hizo ningún esfuerzo por recuperar y reingresar a las escuelas a los miles de alumnos perdidos, que estimó ronda el 10% del estudiantado, es decir unos 50.000 niños, niñas y adolescentes en toda la provincia. 

UNICEF elaboró un informe sobre la situación de niños, niñas y adolescentes durante la pandemia, allí alertaron que la profundización de la pobreza generó una serie de riesgos sociales significativos para este grupo etario, principalmente el impacto en la salud mental de niños, niñas y adolescentes, aumento en las probabilidades de la interrupción de la escolaridad, un ingreso temprano en el mercado laboral, disminución en el consumo de alimentos y el aumento de probabilidades de ser víctimas de violencia.  

Uno de los problemas revelados por las encuestas realizadas por el organismo internacional es el incremento en la proporción de hogares donde los niños y niñas reciben un cuidado inadecuado cuando los adultos salen trabajan fuera de la casa, ya que en el 7% de los casos quedan al cuidado de hermanos o hermanas menores de 18 años (situación que alcanzaba al 3% de los hogares en julio 2020) y en un 10% se quedan solos (duplicando los valores registrados en julio). 

Sobre el acceso a la TIC, UNICEF reveló que el 47% de los hogares con niñas, niños y adolescentes no cuentan en su hogar con una computadora o tableta que pueda ser destinada a la realización de tareas escolares, es decir, alrededor de 3 millones de hogares, en los cuales residen casi 6 millones de niños, niñas y adolescentes. “Asimismo, un 11% de los hogares no cuenta con ningún dispositivo que las y los estudiantes puedan utilizar con fines educativos (ni computadora, ni tableta ni teléfono celular). En cuanto a la conectividad domiciliaria a internet, 2 de cada 10 hogares no tienen acceso a este recurso, lo cual implica que dependen exclusivamente de la conexión que puedan aportarles los paquetes de datos de telefonía celular”, expusieron. 

Además, en el 6% de los hogares hubo estudiantes que abandonaron sus estudios obligatorios durante el 2020, principalmente en aquellos donde viven adolescentes que tienen entre 13 y 17 años. Esto significa que durante el 2020, al menos 357.000 niños, niñas y adolescentes vieron su escolaridad interrumpida, principalmente quienes son parte de familias con bajos ingresos. Cabe aclarar que muchos de esos estudiantes pudieron reinsertarse en el sistema educativo durante el 2021, pero que aún el 19% de los hogares que habían reportado que al menos uno de los niños había abandonado la escolaridad sigue teniendo estudiantes que no se revincularon con su escuela. 

En este marco, el paro docente provincial que inició con la finalización del receso invernal afecta directamente la situación de niños, niñas y adolescentes que se encuentran en situaciones críticas frente al posible abandono escolar. La desidia del gobierno por resolver el conflicto coloca a los niños, niñas y adolescentes como rehenes de la situación y los utiliza como medio de extorsión, profundizando las enorme vulnerabilidades a las que se enfrentan con la salida del sistema educativo, entre ellos, el aumento significativo entre las niñas de quedar entrampadas en “matrimonios” con adultos. 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *