full screen background image

Tinkunaku | Comunidades se autoaislan en los cerros para evitar contagios

Desilusionados del COE regional y del intentente de Orán que no cumplió lo prometido, las comunidades armaron su propio protocolo y se autoaislan en los cerros.

por Mónica Arroyo

Miembros de la comunidad del Tinkunaku comenzaron a trasladarse a los cerros a más de 2,500 y 3,000 metros de altura para evitar contagiarse de COVID-19. Desde la comunidad señalaron a EL TINTERO que el tema de salud siempre fue un reclamo de las comunidades pero que este año por la pandemia, se hace más visible.

Los hospitales cabecera de las comunidades están en Los Toldos, Santa Victoria, Nazareno e Iruya, pero son escasos los médicos y los insumos. En Isla de cañas, que pertenece al consejo Kolla de Iruya, miembros de la comunidad llevaron su aporte comunitario para comprar oxígeno para casos de covid. En la salita de Los Naranjos no hay enfermeros desde el año pasado, solo agentes sanitarios que trabajan de lunes a viernes, por lo que si surge una emergencia no hay quién pueda solucionarla.

En el Tinkunaku tienen una sola entrada, donde pusieron un portón y están pagando tres enfermeros con recursos comunitarios para que controlen a todos los que quieran ingresar a las comunidades. Gracias a esa medida que tomaron todavía no tienen contagios, pero que es una solución que económicamente no la van a poder mantener a largo plazo.

«Estamos desilusionados del COE y del intendente Pablo González, prometió varias cosas y no cumplió, hoy lo que mas necesitamos es el tema de salud. Nosotros nos armamos el protocolo interno, la logística interna, hicimos la casa para que vayan los policías y enfermeros, pero mínimamente tiene que prestar una voluntad, al menos ofrecer hacerse cargo de uno de ellos y vemos de que manera solucionamos o les mando la seguridad para que ustedes se sientan mas seguros’ pero no sucedió nada», sostuvo David Sarapura miembro colaborador de la comunidad San Andrés.

Desde la comunidad señalan que por todos los trámites que hicieron a través del COE de Orán, nunca les dieron respuesta. «Pedimos integrar el COE porque entendemos que las organizaciones sociales deben integrarlo, son ellas las que conocen el terreno, pero el COE no da brazo a torcer, no han querido que participemos», señalaron.

Con hospitales escasos de médicos, equipamiento e insumos farmacológicos, más la falta de caminos y acompañamiento del estado, los miembros de las comunidades ya comenzaron el autoaislamiento. «Sacamos un pronunciamiento para que las comunidades se puedan autoaislar, nosotros pensamos que es el único medicamento, sobre todo para la gente que tiene enfermedades y para los adultos mayores. También vemos que va a ser un problema por la escasés del agua en esos lugares, pero si hay que ir a buscarla a media hora en bidones o baldes, preferimos eso a que la gente se enferme, queremos que la gente se anticipe, le pedimos a la gente voluntariamente que se vaya ahora; algunos ya se fueron a los puestos que están donde termina el bosque montano y comienza el pastizal de altura, le llamamos las costas», dijo Sarapura.

Al lugar donde van a subir se complica la comunicación con los que quedan abajo, solo tienen una radio para poder comunicarse. El camino es largo y se realiza caminando o a caballo; para llegar a los primeros puestos hay 5 horas de viaje, para llegar a más altura pueden demorar hasta 2 días. Los puestos son casas en los cerros, puestos transitorios en la parte bien alta, cuando comienzan las clases bajan de nuevo por el ciclo escolar, pero en está circunstancias de pandemia es incierta la fecha en que volverán a descender.

Atentos a lo que pueda suceder en un futuro por medio de los coordinadores pidieron al ministro de educación, Matías Cánepa, que los autorice a habilitar las escuelas albergues por alguna emergencia del covid, y que levanten un poco más la potencia de internet. «Es muy baja la señal, entonces se nos complica siempre con la tarea de los chicos, necesitamos que lo dejen las 24 hs encendido, después si quieren que lo bajen de nuevo, pero ahora por la situación de pandemia que estamos viviendo es una necesidad, nos podemos mantener informados y mandar información».

Los miembros saben de lo valioso de la vida de los mayores de su comunidad, ellos son los que transmiten la sabiduría de los antepasados y para protegerlos se embarcan en este aislamiento, arriba en lo alto de los cerros. «Creemos que son un libro que hay que cuidar un montón y por eso le pedimos a los miembros que quedaron afuera que no traten de volver».

La comunidad Tinkunaku tiene 4 poblados, Los Naranjos, San Andrés, Río Blanquito de Santa Cruz y Angosto del Paraní, cada uno de ellos tiene escuela y colegio secundario adentro. La mayoría de estos poblados son trashumantes (se mueven de un lado a otro de acuerdo a la estación) a partir de noviembre o diciembre. Para estas fechas la gente se traslada a la parte alta, que puede pasar los 3 mil metros de altura.

Esta comunidad forma parte de la coordinadora del kollamarca que nuclea a comunidades de Nazareno, Iruya, Santa Victoria y Los Toldos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *