full screen background image

A juicio | Rechazaron el pedido de sobreseimiento del cura acusado de abuso sexual

La vocal Virginia Solórzano rechazó el pedido de oposición y nulidad del requerimiento de elevación a juicio, no hizo lugar al pedido de sobreseimiento ni al pedido de incompetencia y elevó la causa a juicio.

El cura Rubén Agustín Rosa Torino está acusado de abuso sexual gravemente ultrajante por la duración, agravado por ser el autor ministro de culto reconocido en perjuicio de dos víctimas; y de abuso sexual simple agravado por ser el autor ministro de culto reconocido, en perjuicio de una tercera víctima.

En tanto, el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, requirió al Tribunal de Impugnación el rechazo de los pedidos de la defensa del sacerdote por improcedente y consideró que no fue vulnerado ningún derecho o garantías reguladas por la Constitución Nacional y en los tratados que la complementan.

Miralpeix entendió que los argumentos de la defensa constituyen afirmaciones vacías de real sustrato fáctico y jurídico con el objetivo de sustraer al imputado de la obligación de asumir la responsabilidad en los hechos conformados y delineados.

El requerimiento a juicio, detalla, entre otros puntos, que “de los diversos elementos de cargo que han sido reunidos en el curso de la investigación, particularmente las declaraciones testimoniales no solo de víctimas de los atroces actos de abuso consumados por el acusado sino también de testigos presenciales de los hechos, surge con claridad meridiana que el imputado Rosa Torino, valiéndose de su condición de “fundador y director” del Instituto de los Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, “guía espiritual” de la comunidad religiosa y aprovechando tal condición, desplegó conductas deshonestas en claro menoscabo de la libertad sexual de las víctimas”. Y que dichas conductas, afectaron la dignidad humana de las víctimas, “al producir sufrimientos y humillaciones tanto por la intensidad de su duración como por la repetición de tales conductas vejatorias que dejaron huellas indelebles en sus psiquis”.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *