full screen background image
simon_padros_urtubey

Simón Padrós fue acomodado en el Poder Judicial

Sin participar de un concurso público, el ex funcionario de Urtubey fue designado abogado auxiliar de la Corte de Justicia y apenas unos meses después, quedó como secretario relator, uno de los cargos más importantes dentro del Poder Judicial.

Solo tuvieron que pasaron seis días de finalizado su cargo en el Gobierno provincial sirviendo a la gestión urtubeycista para tener un nuevo puesto laboral en la tan cuestionada y polémica justicia salteña.

Ramiro Simón Padrós, hasta el 2007 fue secretario relator junto a López Viñals de la Corte cuando el presidente de la misma era Rodolfo Urtubey. Para ser parte del gobierno de Juan Manuel, en el 2007, renunció al cargo que tenía en el Poder Judicial.

Es probable que entre Juan Urtubey y Guillermo Catalano haya existido un acuerdo tácito para que Simón Padrós no tenga que volver a su estudio jurídico para trabajar como muchos otros trabajadores que quedaron cesanteados del gobierno de Sáenz.

Padrós fue uno de los pocos funcionarios que fue parte de los doce años de Urtubey (2007-2019) y tuvo tres cargos importantes. Secretario Legay Técnico, Fiscal de Estado y Secretario General de la Gobernación

Esta situación no solo deja en evidencia que existe un pacto de contención económico, sino también político, porque la designación de un leal servidor de los Urtubey en la justicia salteña le puede seguir siendo muy útil a la familia U.

«Simón Padrós es un tipo que conoce toda la gestión de Urtubey y seguramente será los ojos y la voz de Juan Manuel en la Corte, porque sus servicios seguirán sirviendo al ex gobernador de la provincia que posee muchísimos agujeros e irregularidades de toda índole durante su corrupta gestión», afirmó una fuente a ETS.

Por su parte, el diputado provincial Héctor Chibán, consideró que hubo delito en la designación a través de una acordada secreta del ex Secretario General de la Gobernación de la gestión Urtubey, Ramiro Simón Padrós, como abogado auxiliar, para luego «ascenderlo» a Secretario Relator de la Corte, un cargo que debía ser concursado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *