full screen background image
villa mitre

Entre ellos el jefe del 9-11 | Más detenidos por el crimen de la docente

Tres personas más fueron detenidas e imputadas en el marco del crimen de Rosa Sulca, asesinada la pasada semana en su casa de Villa Mitre.

El asesinato de Rosa Sulca aún sigue resonando y repercusiones que que vinculan directamente con más detenidos. En esta oportunidad fue detenida la madre de una de las principales acusadas e imputadas y su pareja por amenazar a sus vecinos y en algunos casos causar daños en sus propiedades, luego de una manifestación que se organizó para pedir justicia para la fallecida.

El dato sobresaliente en estas detenciones es que ambos tenían condena previa, por lo que solicitaron la prisión preventiva. Claudia Flores Muñoz, de 49 años, imputada como autora de los delitos de violación de las medidas sanitarias en concurso real con el delito de amenazas (siete hechos), violación de domicilio (dos hechos) y daños. A su pareja, Ignacio Ramón Heredia de 41 años, lo imputaron como autor de los delitos de violación de las medidas sanitarias en concurso real con amenazas.

Claudia Muñoz amenazó a siete vecinos entre la noche del jueves 30 abril y el viernes 1 de mayo por creerlos vinculados a una manifestación que se realizó frente a su casa, violó dos domicilios y causó daños materiales. Para cometer todas esas infracciones, la mujer incumplió con el aislamiento preventivo, social y obligatorio.

Imputaron al jefe del 9-11

El comisario mayor, Fabián Tolaba, fue imputado por la comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona seguido de muerte en concurso real, en la causa que investiga el accionar policial en el marco del homicidio de Rosa Del Milagro Sulca. Tolaba se abstuvo de declarar y deberá presentar un escrito dentro de las próximas 48 horas.

Los fiscales penales Simesen de Bielke y Rivero entendieron que el imputado, en su calidad de Director del Centro de Coordinación Operativa y tras ser requerido por el fiscal Gustavo Torres Rubelt, no prestó la colaboración necesaria ante un caso de extrema gravedad. Torres Rubelt le había solicitado que brindara el audio del llamado de auxilio de la víctima y poder identificar a los posibles autores del homicidio.

En base a esto, los fiscales entendieron que el imputado incumplió con los deberes de llevar adelante los actos urgentes y necesarios para asegurar los elementos de prueba que ayuden al esclarecimiento del hecho y la individualización o aprehensión de sus autores. Más aún, cuando en su carácter de Director, era la una persona autorizada para proporcionar el audio respectivo, información esencial que se encontraba disponible.

Previamente, la Unidad Especial imputó a los policías Antonio Exequiel Sanhueso y Juan Carlos Vizgarra, también acusados de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona seguido de muerte, ambos en calidad de autores.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *