full screen background image
suicidio

El suicidio es la segunda causa de muerte de chicos entre 10 y 19 años

Según un informe de UNICEF los casos de suicidio en la adolescencia se triplicaron en los últimos 30 años. Entre 2015 y 2017, en Salta, Jujuy y Catamarca, la tasa de suicidios fue 10 veces más alta que el resto del país.

La cifra ascendió a 12,7 cada 100.000 adolescentes entre los 15 y los 19 años, y hoy constituye la segunda causa de muerte en la franja de 10 a 19 años, según el estudio “Suicidio en la adolescencia. Situación en la Argentina” presentado por UNICEF Argentina.

La muerte autoprovocada nunca es el resultado de un solo factor o hecho. No obstante, los profesionales de la salud que trabajan en esta problemática advierten que pueden identificarse algunas causas que, combinadas con otros factores, podrían llevar a una conducta suicida.

Entre otras, la ausencia de personas significativas o instituciones que puedan contener, sostener, proteger y acompañar a los chicos y las chicas en su desarrollo psicosocial. Las dificultades para cumplir con los estándares sociales aceptados al momento de atravesar la transición de la juventud a la adultez, el padecimiento mental no atendido y el abuso sexual son otros factores que podrían precipitar la decisión de quitarse la vida.

A pesar de que los datos sobre tentativas de muerte por voluntad propia muestren que las mujeres tienen más intentos que los hombres, existe una mayor cantidad de decesos entre los varones. Los comportamientos culturales atribuidos al género masculino tales como menor tendencia a comunicar sus problemas y a reconocer que necesitan ayuda o que tienen dificultades, lleva a los varones a concretar las acciones de manera más frecuentes que las mujeres. Además, tienden a usar métodos más letales como ahorcamiento o la utilización de armas de fuego.

Las tasas de mortalidad autoprovocada entre 2015 y 2017 en las provincias de Salta, Catamarca, Jujuy, son 10 veces más alta que las tasas en el resto del país.

El estudio que presentó UNICEF, indica que los datos disponibles en los certificados de defunción sólo permiten analizar el nivel de educación de los y las adolescentes. En esos datos se observan mayores tasas de suicidio entre los chicos y chicas que tienen menores niveles de educación. “Este dato indica un vínculo entre eventos relativos al suicidio y grados de vulneración social”, afirmó Fernando ZingmanEspecialista en Salud de UNICEF.

“Es necesario implementar políticas públicas preventivas e implementar la capacidad de las personas adultas que integran escuelas, servicios de salud, servicios de protección, fuerzas de seguridad y organizaciones comunitarias para que tengan las herramientas necesarias para contener y brindar asistencia”, destacó.

Suicidios en Salta

En nuestra provincia, uno de los mayores disparadores que provocan el suicidio en niños y adolescentes es el consumo de drogas y las posteriores adicciones que se generan. Compartimos el fragmento de una entrevista publicada en Tiempo Argentino sobre el consumo de paco en Salta, su organización y el rol de las fuerzas de seguridad.

“El negro”, como lo vamos a llamar, nos ayuda a desandar ciertos misterios siguiendo y respetando los códigos, y aceptando no hablar de ciertos temas, sobre los cuales no podemos preguntar, pero que sin embargo con el andar de la entrevista, se dejan vislumbrar.

«Aquí en Limache, la ola de suicidios fue por causas de la entrada del “paco” en el barrio, tal como ocurrió en Villa 20 de Junio.
Los suicidios comenzaron a sucederse por falta de contención del estado y la familia, y el fácil acceso a la droga. Los chicos al entrar a la dependencia de las drogas y al no tener trabajo ni plata para comprar, terminan entrando en dependencia de quienes se las consiguen.  Primero venden lo que sea de sus casas para venderlo por dos pesos y comprar pasta; después salen a robar, a apretar gente para conseguir plata y luego se endeudan por la fuerte adicción. Acá hubieron varios casos de esos, y al final cuando no pueden saldar esas deudas, terminan en el suicidio para que no los maten».

El crudo relato del «negro» es estremecedor pero tan real que sólo es percibido por quienes viven en barrios o zonas aledañas a los barrios mencionados, porque se mantienen en las márgenes de la ciudad.

El testimonio recogido afirmó que , al menos en ese tiempo, no habían cocinas en la ciudad y que la policía sabe dónde están los narcos. «No hay cocinas, pero lo de Villa 20 fue más grave, porque ahí se instalaron los narcos, la policía lo sabe, pero hace la vista gorda. Allí llegan los camellos con cocaína y las tizas de Paco, y desde ahí se distribuye. Se sabe que los jefes de la Federal y Gendarmería buscan su parte ahí mismo, mientras comparten asaditos con los narcos. Cuando fue la ola de suicidios en Villa 20, hicieron correr la bola que los changos se suicidaban por miedo de haber visto al diablo en una cantera de la Cerámica del Norte, y que había un pacto de muerte, pero era el paco el problema, y no el diablo».

WhatsApp Image 2020-01-09 at 19.07.33

  WhatsApp Image 2020-01-09 at 20.06.48




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *