full screen background image
El

La respuesta a la vergonzosa fundamentación de los despidos

Tras el fuerte eco que significó el despido de 17 trabajadores, dos de ellos con tutela sindical, el diario de mayor circulación provincial publicó hoy entre sus páginas una especie de descargo social para fundamentar de manera vergonzosa los despidos.

Desarrollo tecnológico, revolución cultural e industrial, recambio de «perfiles», son algunos de los puntos con los cuales diario El Tribuno en su editorial intenta «justificar» los despidos de diecisiete trabajadores».

Asegura en su editorial que «el proyecto como empresa es el de seguir generando trabajo y estimulando la capacitación profesional de nuestros empleados tanto en el área de redacción, edición, diseño y paginado, como la comercial y administrativa y en la de mantenimiento y talleres», usando de esta manera la necesidad de «redimensionar algunas condiciones que obligan a renovar el perfil profesional del personal».

Luego sostiene que «se trata de una decisión empresaria, dolorosa pero legítima e inevitable, y que tiene como objetivo la preservación de la empresa y el trabajo de sus empleados».

Ante la publicación del diario, desde el Sindicato de Prensa de Salta, respondieron a uno de los medios más potentes que posee la familia Romero.

Algunas consideraciones a tener en cuenta por la explicación de los despidos colectivos de El Tribuno

Los periodistas sabemos que no somos ajenos a los cambios tecnológicos. Pero la empresa se olvida de algunos incumplimientos:

-Recambio bajo las leyes: Al hablar de un recambio de perfil y referenciar a asociaciones periodísticas, se pasa por alto algo fundamental, que eso debe estar acompañado del cumplimiento de las leyes laborales. Si un periodista es al mismo tiempo cronista, camarógrafo y escribe para diferentes plataformas y en su recibo de sueldo se disfraza su categoría, se violan sus derechos laborales. Se lo precariza.

– Preaviso: Así como tampoco se cumplió con el preaviso. Desmentimos que los compañeros fueron avisados, a algunos incluso les llegó la notificación mientras estaba trabajando.

-Tutela sindical: También se violó la tutela sindical que protege a dos de los despedidos.
-Discapacidad: Se despidió a una compañera que tiene más de 15 años de antigüedad y sufre de parálisis cerebral con predominancia en miembros inferiores.
– Las indemnizaciones serán irregulares: Además de no cumplir con las leyes en estos 17 despidos, mal se podría desde El Tribuno hablar de “legislación laboral vigente”, y garantías del “total de las indemnizaciones correspondientes”, cuando no paga lo que dice la ley: incumple los convenios que firmó con Siprensal hace décadas, el 185/75, como también aquel que rige para los diarios del Interior, el 541/08. Las indemnizaciones se harán en base a sueldos mal pagados. Para regularizar esta situación se convocó a El Tribuno a dos audiencias en la Secretaría de Trabajo y la empresa insistió en desconocer al SiPrenSal. Ahora toma la determinación de despedir a trabajadores al exponer posturas insolventes. Está claro que su única intención fue siempre cortar el hilo por lo más delgado y seguir generando sus ganancias a costa de que trabajadores pierdan su empleo.

La empresa aduce que «las naciones y las empresas deben tomar todos los recaudos para que la transformación tenga los mínimos costos posibles». El paralelismo entre estados y empresas no es inocente. Es parte de una ideología sustentada por senador nacional Juan Carlos Romero, miembro de la familia que dirige el diario. Sostenemos que el trabajador no es un costo, es una inversión; no forma parte de la rotativa, de la tinta, del papel. Esas ideas provienen de un viejo y vetusto neoliberalismo que forman parte de instituciones como la SIP, ADEPA que paradójicamente sobreviven con estrategias que son del siglo pasado. No se puede imputar a los trabajadores recambios tecnológicos que la empresa debería haber previsto. Siempre existen los riesgos empresarios pero también depende de la creatividad de quienes conducen esos emprendimientos el buscar su sustento.

Los trabajadores hemos puesto un gran esfuerzo al momento de afrontar los cambios tecnológicos.
Desde los medios, la única solución que parece cerrar los números son los despidos y una mayor precarización. Ello a base de imposición y no de diálogo. Ni siquiera de una propuesta que pueda ser revisada y enriquecida por los trabajadores.

Resultado de imagen para juan carlos y bettina romero en diario el tribuno




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *