full screen background image
74624059_10220686323851971_4304947283872448512_o (1)

José Britos | “Con Sáenz y Romero está garantizada la continuidad de los negocios”

En una entrevista con El Tintero de Salta, José Britos, candidato a diputado provincial por el Partido Obrero, analiza la posible nueva coyuntura política en la provincia y opina sobre la crisis de la izquierda y cómo piensan superarla desde la “tendencia” del PO.  

¿Cómo percibió el estado de ánimo de  la gente en esta campaña electoral?

Percibimos que existe un hartazgo generalizado y una desconfianza en la gente, tenemos un panorama contradictorio, porque mientras de un lado hay luchas, y muchos estatales o empleados de comercio se encuentran involucrados, eso convive con una desconfianza y una serie de condicionamientos que los lleva a pensar que votando bien tal vez se pueda mejorar la situación. Nosotros hemos explicado que las elecciones no van a resolver los problemas, los trabajadores atentamente escucharon y hemos recogido una gran simpatía.

En el parlamento ¿Cuál sería el rol de la izquierda en la próxima etapa?

Tiene que contribuir a explicar a los trabajadores la crisis nacional y la inviabilidad de las instituciones, es contradictorio porque si bien estamos en el parlamento vamos a explicar la necesidad de desarrollar una movilización que discuta una reorganización total sobre la base de una constituyente. Al contrario de lo que ocurre ahora con la intervención parlamentaria del PO, que está generando ilusiones en el parlamento al punto que tiene una agenda propositiva y me parece que no es la vía esa sino la denuncia de la inviabilidad del régimen en su conjunto, y la necesidad de ofrecer una salida a los problemas de la clase obrera y desarrollar un gobierno de trabajadores.

Suena difícil, más aun con la influencia de los pañuelos celestes y la interna de la izquierda…

No creo que afecte los pañuelos celestes al mal momento de la izquierda; existe un retroceso y eso es responsabilidad de las propias fuerzas de izquierda, de los planteos políticos y la ausencia de agitación  sobre la necesidad del poder por parte de los trabajadores. Fíjate que el fuera Macri no ha sido explotado por el FIT sino por el kirchnerismo, ellos fueron quienes lo canalizaron por el voto. Hay que reconsiderar la intervención política para el desarrollo a futuro porque atravesamos una bancarrota nacional en todos los planos, y es necesario reconstituir una izquierda revolucionaria para ofrecer una salida a las masas.

Hemos sido muy críticos sobre la izquierda en general y sobre el Partido Obrero, en particular aquí en Salta. Hay que recordar que en el 2013 ganamos una elección legislativa y hoy tenemos un desplome fenomenal. Es necesario mantener una crítica que hoy por hoy  la izquierda no es una opción y peor aún está perdiendo una referencia y agotando un canal como lo fue el FIT. Creemos necesaria una profunda agitación política con consignas de poder, que sean los trabajadores los que gobierno porque somos los únicos que podemos darle una salida, hay que revocar el conjunto de instituciones del Estado.

Volviendo a lo que se viene  ¿Qué panorama  político se abre con el desembarco de Bettina Romero en el municipio de capital y de Sáenz a la provincia?

Bettina Romero y Gustavo Sáenz son la continuidad del régimen político salteño. La continuidad de los negociados de la municipalidad y la provincia están garantizados.  Como el contrato con Agrotécnica Fueguina, Lusal, etc, estarán garantizados por un eventual gobierno de Bettina Romero. Igual sucede en la provincia. Ambos han gobernado en Salta en estos últimos 24 años. Y  nos han dejado en la bancarrota en la que nos encontramos. Una provincia con una enorme deuda dolarizada, que tiene el récord de cifras por desnutrición infantil, desmontes, femicidios. A su vez, serán gobiernos que no están excentos de la situación de bancarrota nacional y de los compromisos que tiene el gobierno nacional para impulsar la agenda de los capitalistas frente a esa bancarrota: el pago al FMI, las reformas previsional, laboral e impositiva que llevará a un choque directo con los trabajadores. Tanto Bettina Romero como Sáenz serán los responsables políticos de acompañar estas medidas en la provincia.

Por último, plantean no pagar la deuda, eso sería riesgoso para el país?

Es más riesgoso para el país pagar la deuda, el país no tiene condiciones para poder hacer frente a los compromisos, en caso de que lo hagamos eso va a implicar muchos más sacrificios de los que existen ahora, planteamos la investigación de la usura que significó esta deuda colonial; el estado se debe hacer cargo de la deuda con los trabajadores al interior del país. El planteo del no pago permite empezar a discutir cómo salir, el dinero debe considerarse los problemas urgentes, como un incremento salarial, el 82 % para los jubilados, destinar las partidas necesarias para salud y educación.

Foto: Daniela Romano




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *