full screen background image
romano2

JIMENA SALAS | “Ni las nuevas testimoniales ni los peritajes, pudieron implicar a Vargas”

El abogado Luciano Romano aseguró que no hubieron testimonios que hayan visto a Vargas y a Jimena Salas interactuar. Los peritajes al celular no arrojaron nada nuevo.

Antes que nada, Romano precisó que no se trató de una ampliación de imputación contra Sergio Vargas, tal como lo informara oficialmente fiscalespenales.com, sino que “fue una ampliación de los fundamentos de la imputación”.

Vale recordar que Vargas se encuentra detenido desde el 14 de junio de 2019 y está imputado “por la presunta comisión del delito de homicidio triplemente calificado por ser cometido con alevosía y ensañamiento y por el precio o promesa remuneratoria, en calidad de partícipe secundario”.

Durante la jornada incorporaron nuevos fundamentos para sostener la imputación contra Vargas, entre ellos, el informe de la pericia telefónica, que establece que entre el año 2015 y 2017, el número de teléfono perteneciente a Vargas habría sido colocado en diferentes celulares. El letrado sostuvo que eso se debe a que “Vargas había perdido y roto los celulares. Esto lo mencionamos en su momento”.

Romano mencionó que existe una llamada en donde Vargas se comunica con un familiar directo. Esa llamada no se pudo determinar fehaciente si provenía de una zona aledaña al barrio de Jimena Salas.

Una de las testimoniales incorporadas no pudo establecer si hubo interacción entre Vargas y Salas. El segundo testimonio incorporado, tampoco pudo establecer si hubo contacto con la mujer asesinada. En donde sí coincidieron las testimoniales, es que en ambos casos, Vargas les quiso vender zandalias.

Otro detalle brindado por el letrado, indica que “de los celulares peritados tampoco surge que el señor Vargas haya llamado a alguna persona extraña o investigada en la causa”.

“Para nosotros fue un mamarracho, una pérdida de tiempo y una burla la ampliación que se hizo, porque ninguna incorporación pudo demostrar que Sergio Vargas tenga vinculación con el hecho investigado”, expreso Romano.

El abogado también acusó a la fiscal por no dejar agregar varias testimoniales en esta ampliación, en donde testigos afirman haberlo visto a Vargas vendiendo alpargatas inclusive después del crimen de Jimena. “No es que se retiró del lugar”, acotó.

Tras la incorporación de un informe socioambiental y a la espera de sumar uno psicológico, el abogado planea solicitar la inmediata libertad condicional de su defendido.

Finalmente, el defensor expresó que “es un mero capricho de la Fiscalía mantenerlo detenido e imputado. Sergio Vargas está asumiendo que esto está llevando más tiempo de lo previsto, sigue preocupado por su grupo familiar y anímicamente está destruido igual que su familia”, sintetizó.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *