full screen background image
1564883364404

La trastienda de los negocios alrededor del cerro

Se aclara el panorama sobre los intereses concretos y particulares. El anunciado proyecto turístico Tres Cerritos, ubicado en un espacio natural único, no cuenta con los certificados correspondientes. Apellidos de renombre en la pirámide social salteña y la especulación inmobiliaria.

Por Mariano Arancibia

El contador Hernán Correa, quien se presenta como gerente del grupo Ragone S.A, reflotó un proyecto para la construcción de un enorme complejo turístico y la polémica se desparramó en la opinión pública. Los terrenos donde se levantaría el hotel se encuentran al pie del “cerro de la virgen”, al terminar la conocida avenida del Golf del distinguido barrio Tres Cerritos.

En 2015, Correa compró las preciadas tierras. Según figura en Inmuebles, pagó 350 mil pesos y un año después le vendió una parte al ex intendente por el PJ de la ciudad, Javier Alderete. De esta manera, ambos concretaron un brillante negocio: quedarse con un terreno a unos minutos del centro, rodeado de un ambiente natural único y con una espectacular vista panorámica. (ver al pie)

En febrero de 2016, según el mismo desarrollador, comenzó los trámites en el Concejo Deliberante, primero con una consulta en la dirección de Planificación Urbana y luego el 3 de julio de 2017 presentó por mesa de entradas el expediente.

“Estamos tranquilos porque hicimos todo bien”, dijo a la prensa Correa dejando en claro que vienen aguardando este momento con “todo en regla” y aseguró que no solo el Hilton estaría interesado sino también otras importantes firmas hoteleras como Accor o Marriot. “Estamos en avanzadas gestiones con los directores analizando cuál cuenta con el mejor perfil de marca para franquiciar y gerenciar este tipo de complejo”, declaró.

En la oportunidad, concejales y funcionarios municipales escucharon las justificaciones. Las reacciones fueron varias: estuvieron los que se mostraron en contra, otros más cautos dijeron que prefieren seguir escuchando y por supuesto hubo quienes -sin decirlo explícitamente- ven con buenos ojos la aprobación.

Por su parte, Correa, que prometió traer una inversión de 20 millones de dólares, dijo estar dispuesto a corregir en caso de que haya errores o modificaciones. Tras la reunión quedaron muchas dudas.

¿Todos los papeles en regla?

Wanny Caramella, secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, reconoció ante la presión social que el predio ubicado al pie del cerro de la Virgen está categorizado como reserva natural.

“No es una zona apta para eso, deberán buscar cualquier otro lugar que esté habilitado por el Código de Planeamiento Urbano”, dijo el funcionario a la vez que resaltó que “nosotros no tenemos ningún tipo de aprobación ni sabemos si el Concejo Deliberante irá a darle alguna excepción”.

En tanto, la concejal Socorro Villamayor reconoció que a Hernán Correa le otorgaron la aprobación de impacto ambiental, aunque aclaró que le faltan aprobaciones. “Se le ha pedido, por otra parte, factibilidad de servicios, que tampoco han obtenido”.

“Este complejo fue presentado hace unos años como una urbanización en el mismo lugar y fue rechazado. Ahora volvieron a presentarlo como un complejo turístico, lo cual no es un tema para dejar de lado”,  señaló la concejal en declaraciones al programa La Ventana que se emite por Radio Dinamo.

Para el abogado ambientalista Luis Segovia, no se realizó audiencia alguna con los vecinos del barrio Tres Cerritos. “La municipalidad aprobó, una vez más, un estudio de impacto ambiental sin convocar una audiencia pública. Considero que esa práctica es violatoria de la ley general del ambiente y de la ley 7070, que disponen que en este tipo de proyectos la participación ciudadana sea obligatoria. Si bien en este momento lo están analizando los concejales, la ciudadanía  también tiene derecho a participar, es la única manera de que se adopten decisiones legítimas”, manifestó Segovia a El Tintero.

¿Quiénes son los dueños del Cerro?

De lo que se habla infinitamente menos es de los sectores inmobiliarios que tienen bajo su propiedad las exclusivas áreas naturales de Finca La Candelaria.

Entre ellas, se encuentran dos inmobiliarias importantes: una es Altos Tres Cerritos y la otra es Tres Cerritos SA. La primera estaría desde hace un tiempo bajo el control de la familia Cantarero y la segunda de los Lacroze Garat, quien según se pudo rastrear, hasta junio de 2017 tenía domicilio legal en el barrio porteño de Palermo. Florencia Lacroze es quien dirige la empresa familiar.

En 2003, la firma Tres Cerritos S.A. donó más de 30 hectáreas a la fundación de María Livia para que montara un santuario religioso. Todo comenzó en la década del 90, cuando en uno de los tantos contactos de María Livia con la Virgen, ésta, le pidió que construyera en el cerro un lugar sagrado. El  reconocido corredor inmobiliario y administrador de la firma, Eduardo Noman, fue quien relacionó a Livia con un hombre de mucho poder para que la ayude a concretar el mensaje: Emilio Cantarero.

Cantarero fue senador por Salta y estuvo involucrado en el escándalo de las coimas en el Senado. Además, es un jugador importante en el mercado inmobiliario local con un logro inigualable: ser el urbanizador del country Valle Escondido, en el acceso norte a la ciudad. Tal vez para redimirse, Cantarero medió para que los Lacroze Garat despertaran su caridad y le donaran a María Livia una porción del cerro que les pertenece en gran parte. Hasta ahí la historia es conocida.

La poderosa inmobiliaria Tres Cerritos S.A. vende en 2015 los terrenos a quienes se encuentran gestionando actualmente los permisos correspondientes para instalar en la zona el hotel. Según la documentación de Inmueble los terrenos están subdivididos en varios propietarios.

plano de mensura

Bajo la denominación de Matrícula 017686 “Mensura para subdivisión, desmembramiento y anexión” figuran dos divisiones: una a nombre de Hernán Correa (gerente de la empresa Ragone) y Carlos Javier Alderete, intendente de la Ciudad de Salta entre 1986 y 1991. Por otro lado, el mismo terreno está subdividido y sus titulares son Ana Laura Ragone, Cristian Gabriel Suaina, y, nuevamente, Carlos Alderete.

Según el Boletín Oficial, en su formación societaria (ver al pie), el Grupo Ragone está conformado por Miguel Ragone (h), Elisa Mary Srur, Ana Ragone, Carolina Ragone y Carlos Enrique Ortiz de Zárate. La empresa, vinculada a la familia del ex gobernador, se dedica a actividades relacionadas con la construcción, mensuras, mediciones y relevamientos topográficos; tareas agropecuarias, comerciales, y financieras. A nivel provincial se sabe que es un grupo grande, con grandes extensiones de tierras y en sus antecedentes se destaca el intento de quedarse con una parte de la reserva natural de General Pizarro, que luego tuviera que desistir tras los cuestionamientos de la prensa nacional.

Además de los mencionados grupos, también son propietarios de los terrenos cercanos, las Carmelitas Descalzas, la Iglesia Católica de Salta y el Estado provincial.

Negocios y permisividad municipal

Las premisas sobre cómo el fenómeno religioso impulsó al inmobiliario, se encuentran abordadas en el libro La Virgen del Cerro – Refundar el mito. “No es que no crean en lo que dicen que creen, sino que no tienen problemas de lucrar con eso, aún a costa de hacer algunos ajustes a la verdad. Dicen: acá no hay intereses económicos y, el negocio, por ahora, es traer peregrinos por eso existe Peregrinaciones Salta, de Florencia Lacroze”.

“La inmobiliaria que dona las tierras para el santuario es de la misma familia que ofrece tours desde Buenos Aires a la Virgen del Cerro. También los Tanoira, ya que su esposa es cercana a Florencia Lacroze. Ellos organizan peregrinaciones de elite, incluso viajes en avión”, comentó a El Tintero de Salta, Franco Heslling, autor de la publicación que desarrolla la historia sobre quiénes y cómo se quedaron con el control de gran parte del cerro 20 de febrero.

Según Heslling, la explotación del lugar es planeada desde hace dos décadas atrás. “Tanto las gestiones de Isa como la de Sáenz hicieron la vista gorda ante el crecimiento: sin controles ni aprobaciones del santuario y cómo fueron acomodando las cosas para favorecer a María Livia y su proyecto pese a lo que aconsejaban expertos: no construir ahí, preservar los suelos de la zona, evitar desmontes, etc. Si vos vas mañana ahí y ponés un gacebo para vender empanadas, a los dos días lo tenés a Nicolás Avellaneda –SubSecretario de Control Comercial”, indicó.

El periodista subrayó la permisividad municipal. “Ellos desarrollaron un santuario durante quince años sin presentar ni un papel. No hay registro de nada hasta 2017. Ese es el punto en común a nivel político entre ambos proyectos: la permisividad municipal que durante Isa fue indiferencia y durante Sáenz fueron retoques para hacer pasar por legal lo que se construyó ilegalmente. De allí los cambios del PIDUA II que se hicieron a medida de reconfigurar ciertos puntos para que el santuario no infrinja el ordenamiento municipal”, señaló.

La cronología de los últimos años confirma la hipótesis de que hay un plan para explotar comercialmente el cerro. En 2003, Tres Cerritos SA, donó una parte del cerro para armar un santuario y en el medio creó una empresa de tour religioso. Luego, en 2015 vende a Correa y en el 2016 María Livia pide ampliar el santuario, al tiempo que empieza a elaborarse el complejo turístico.

En 2017, el misterioso Correa aparece con un ambicioso proyecto hotelero que se encuentra hoy en etapa de aprobación. “Puedo afirmar con un 100% de seguridad que este nuevo proyecto está realizado en tándem con el proyecto de ampliación del santuario de la Virgen del Cerro”, dijo a cuarto.com la ingeniera Sandra Carral, quien estudió las irregularidades que la fundación de María Livia y la propia municipalidad capitalina cometieron en esa parte del cerro.

Documentación:

Boleto compra- venta de la Dirección General de Inmuebles

Boleto compra- venta de la Dirección General de Inmuebles

ragone

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *