full screen background image
abuso sexual

ABUSO SEXUAL | Diez años de prisión para un profesor de música

Carlos Enrique Uriburu fue condenado a la pena de 10 años de prisión tras haber sido denunciado por la madre de una alumna por hechos de abuso sexual. Será registrado en el Banco de Datos Genéticos.

Carlos Enrique Uriburu, imputado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por la guarda y por ser cometido por encargado de la educación en concurso real con el delito de corrupción de menores, con coacción y privación ilegítima de la libertad en perjuicio de una adolescente de 15 años que era su alumna, fue condenado el pasado viernes.

Tras la recepción de los últimos testimonios, se dio paso a los alegatos de las partes y durante la tarde, el Tribunal integrado por los jueces Norma Beatriz Vera, Ángel Longarte y Maximiliano Troyano, dio a conocer su veredicto.

En el fallo, condenaron a Uriburu a la pena de 10 años de prisión de cumplimiento efectivo y ordenaron que se le extraiga material genético por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

La denuncia fue radicada por la madre de la menor, quien relató que el profesor de Música del colegio secundario, le ofreció “la oportunidad” de que la adolescente tomara en su casa clases particulares en forma gratuita como “premio” por su buen desempeño. La mujer explicó que ella la acompañaba pero que a veces se dificultaba por los horarios. El docente y su esposa se ganaron la confianza de la madre, logrando que la dejara en el domicilio con la promesa que luego la acercarían.

Empezó a notar cambios en la conducta de su hija, lo que le llamaron la atención. La madre se enteró de lo sucedido tras pedir ayuda a una hija mayor. Allí supo que la adolescente fue abusada en más de una oportunidad por el sexagenario cuando le daba las lecciones particulares y que la amenazaba para que no revelara lo que sucedía.

La víctima relató a su hermana además, que el docente y su esposa pretendían comprar su silencio comprándole regalos frecuentemente y que la inducían a que se fuera a vivir con ellos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *