full screen background image
Badaraco

Mataron al único detenido por el crimen de Araceli Fulles

Darío Badaracco murió en un hospital tras ser atacado por dos compañeros de celda en la cárcel de Sierra Chica. Investigan si fue una pelea o si lo mandaron a matar.

Darío Gastón Badaracco Ferreyra, de 31 años y único detenido por el crimen de Araceli Fulles, fue atacado el 8 de abril pasado por dos compañeros de celda quienes lo golpearon y quemaron con agua hirviendo. Badaracco se encontraba internado desde ese momento en el Hospital de Olavarría, donde murió en las últimas horas a raíz de las heridas.

La causa que investigó el crimen de Fulles ya fue elevada a juicio, pero aún no tiene fecha de inicio, y ahora murió el único detenido que tenía el caso, acusado del “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por una o más personas y femicidio”.

Araceli Fulles tenía 22 años.

“La verdad, no le deseo la muerte a nadie. Estoy sorprendida. Quería verle la cara, que hablara en el juicio”, sostuvo Mónica Ferreyra, madre de Fulles.

Según las fuentes, el recluso fue agredido por dos compañeros de la celda 766 del pabellón 10 de Sierra Chica. Se trata de Rodrigo Emanuel Campos Verón y Silvio Andrés Galeano Martínez: “Lo golpearon, lo patearon y le tiraron agua hirviendo sobre el rostro, tórax, abdomen, región inguinal y piernas”.

La causa por el crimen de Araceli tenía un solo detenido y otros ocho imputados que esperaban el juicio en libertad: Hernán Badaracco, hermano de Darío; Marcelo Escobedo; Carlos Damián Cassalz; los hermanos Jhonatan y Emanuel Ávalos; Hugo Cabañas, Daniel Alanis y Marcos Ibarra. Todos están acusados de ser cómplices del femicidio.

Mónica se lamentó por la muerte de Badaracco, por todo lo que cree que él iba a contar en el juicio sobre el crimen de su hija. Y relató lo que le comentó un amigo que el propio detenido le dijo: “Le confesó que fue su patrón, Cassalz, quien le mandó el cuerpo de Araceli para que lo enterrara porque si no iba a matar a toda su familia. Ahora quedará la duda flotando. Aunque espero que el hermano, Hernán, pueda revelar lo que sucedió”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

58 + = 63