full screen background image
Los Que Mandas

Opinión | Fin de una pirueta contraria a la constitución

Finalmente Los Que Mandan han decidido dar marcha atrás con su audaz maniobra de modificar nada menos que la Constitución de la Provincia por medio de una sentencia dictada por jueces adictos y dóciles.

La amenaza sobre las Instituciones y contra del Estado Democrático de Derecho pendió sobre nuestras cabezas poco más de un año. Un tiempo en el que ocurrieron cosas que es preciso queden registrada en la historia política de Salta.

A lo largo de ese año, el presidente de la Corte eligió a dedo al fuero penal -en donde tiene inusual influencia- para seleccionar allí a los jueces ad hoc encargados de hacer realidad la esperanza de Los Que Mandan.

Como, según lo visto, en ese corral no había tropa suficiente, el presidente de la Corte echó mano a tres jueces jubilados, notoriamente inhábiles para desempeñarse como jueces de Corte.

Ni bien la noticia de la intentona llegó a la opinión pública, un grupo de ciudadanas y ciudadanos de diferentes procedencias intelectuales e ideológicas decidieron constituir el Foro de Observación de la Calidad Institucional de Salta (FOCIS). Nos unió el espanto ante tamaña maniobra, y la común convicción de que la Constitución no puede ser modificada sino mediante una Asamblea Constituyente.

A partir de entonces el FOCIS se dio a la tarea de evaluar el funcionamiento de todas las instituciones, de alertar a la ciudadanía acerca de los desaguisados que Los Que Mandan, y de explicar que en este desprecio por la Constitución está una de las causas de tanto atraso, de tantas injusticias, de tanto desencanto con nuestro presente y futuro.

Los que ejercen el poder desde las instituciones en fina sintonía con los que lo digitan detrás del Trono, midieron mal sus fuerzas. Se equivocaron al apostar por la negligencia cívica. Sobrevaloraron su mayoría electoral, su control monolítico sobre la Corte, la legislatura, la Auditoría, sobre el Consejo de la Magistratura e incluso sobre organizaciones de la sociedad civil.

Creyeron que, una vez más, los conciliábulos en los salones y ágapes sería suficiente para imponer rumbos a Salta y a los salteños.

A lo largo de un año sendos presidentes de la Corte (el titular y su sustituto ad hoc) vedaron al FOCIS el acceso al expediente y se negaron siquiera a proveer nuestras presentaciones. Habría que retroceder hasta las peores autocracias para encontrar tamaño ejemplo de oscurantismo y abuso del poder.

El FOCIS lo intentó primero presentándose como “amigo del tribunal”, luego cuestionando la ilegal selección del fueron penal, presentándose como parte y argumentando acerca del agravio constitucional que se pretendía consumar. Lo intentamos también recusando a los jueces que, al ser socios de la Asociación demandante, carecían de la imparcialidad, y advirtiendo acerca de la inhabilidad de los jueces jubilados.

Tuvimos que soportar, atónitos, la decisión de la Corte ad hoc que rechazó dignas excusaciones de jueces que expresaron la negativa a avalar un procedimiento que sabían ilegal y políticamente teledirigido.

Soportamos también el manto de silencio que Los Que Mandan tejieron para ocultar la posición del FOCIS. Pero no contaron con la existencia de segmentos de prensa independiente ni con las redes sociales autónomas que multiplicaron nuestro mensaje y nuestras advertencias.

Un duro conflicto institucional ha llegado a su fin

Hubiera sido preferible, quizá, que la Corte ad hoc asumiera su responsabilidad cívica y abatiera la acción de inconstitucionalidad. Pero era mucho pedir. Los Que Mandan decidieron utilizar, una vez más, a la Asociación de Jueces para que cerrara el capítulo mediante un desistimiento vergonzante que no les releva de sus responsabilidades, ni del daño que hicieron a las instituciones de la república.

En cualquier caso celebramos el triunfo de la Constitución y de sus defensores.

Salta, 29 de marzo de 2019.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 2 =