full screen background image
Sergio Poma

La Tinta en la Pluma | Ofensa imperdonable

por Andrés Gauffin

¿Quién puede recordar algo de Salta durante la gestión de Roberto Romero como gobernador, entre 1983 y 1987?

Sí, el Teleférico y el DELMI. También los Bonos de Cancelación de Deuda con que pagó y empobreció a los empleados públicos. Y la especulación que generó. También un oscuro funcionario de Alfonsín, Broderson, tan ligado a la creación del banco Macro y al que Romero imploraba auxilio financiero. Y una larga, larga, huelga docente, en momentos en que el sindicato se parecía a eso, a un sindicato.

También la desaparición de dos mujeres, Graciela Kuhne y Thelma Edwards, en extrañas circunstancias, tal como se ocupó de consignar Sergio Poma en su libro “Salta, el Narcopoder”.

Salta, el narcopoder

Y hasta se puede agregar el asesinato en 1999 -ya durante el gobierno de Juan Carlos Romero- de Restom Abraham, quien había presidido la Corte de Justicia durante la gobernación de don Roberto, también documentada por Poma.

En realidad tenemos que hacer un esfuerzo enorme para acordarnos de aquella época. Pero Poma hizo lo suyo para que podamos.


Yo recuerdo, sí, la misa en la Iglesia del Tránsito por Sergio Poma, en la que apareció el recién electo gobernador Juan Manuel Urtubey. Enero de 2008. El periodista había muerto pocas semanas después de que un juez romerista -le decimos Justicia independiente- lo condenara penal y civilmente, y le ordenara callar, en una causa iniciada por el entonces gobernador Juan Carlos Romero.

Si hasta 2007 había un símbolo del antiromerismo en sus versiones don Roberto o Juan Carlos, ese era Poma. A esa sombra antiromerista Urtubey había ganado las elecciones.

roebrto-romero

15 de febrero de 2019. Urtubey asiste al homenaje a Roberto Romero en la planta editorial de El Tribuno en Limache, y suelta un par de elogios, “un visionario”, al ex gobernador. Es una afrenta imperdonable a la memoria de Sergio Poma, qué quieren que les diga.

Urtubey-Romero

Como ha dicho una prestigiosa historiadora local que conozco, los homenajes no sirven a los homenajeados -que ya están muertos- sino a los que los presiden.

La asistencia de Urtubey a Limache fue el rito con el que se consumó el pacto Romero Urtubey, que incluye seguramente muchos olvidos. Para eso sirve, precisamente, el matutino independiente.

Fotos: Prensa Gobierno/Biblioteca Legislatura provincial/




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 1 =