full screen background image
Jardín Botánico- Áereo

Ambiente | Que la ley de creación del Jardín Botánico se haga realidad

En la provincia de los desmontes, en una ciudad dominada por la especulación inmobiliaria y dentro de una institución de educación técnica agrícola desfinanciada, la propuesta de crear un Jardín Botánico es una forma de plantar bandera en favor del medio ambiente, la recreación, la ciencia y la educación.

Por Arturo Borelli

Diputado Provincial PO

El Botánico estará emplazado dentro de la Escuela Agrícola y dependerá de ésta institución. Para esta iniciativa se destinarán más de 60 hectáreas, convirtiéndose así en el Jardín Botánico más grande del país, y albergará la biodiversidad de Salta.

La ley crea un órgano de dirección, compuesto por un director, docentes y estudiantes de la escuela.

Al mismo tiempo, impulsa la participación de instituciones como las universidades, el INTA, organizaciones sociales abocadas al resguardo del medio ambiente e independientes. La financiación estará a cargo del Estado provincial.

Los objetivos de un jardín deben apuntar a: 1) El fomento y desarrollo de las Ciencias Naturales, especialmente la Botánica. 2) La creación de un centro de estudios, consulta e investigación en Botánica y Fitogeografía argentina. 3) Organización de la preservación de especies vegetales autóctonas amenazadas de extinción. 4) El conocimiento y la difusión de especies silvestres de importancia económica y terapéutica potencial. 5) La constitución de un atractivo turístico para la ciudad y sus visitantes. 6) La formación de una sede para realizar eventos científicos, artísticos, culturales y sociales. 7) Concientizar a nuestros habitantes sobre la necesidad de conocer y preservar nuestras riquezas naturales. 8) Crear a futuro la Escuela de Jardinería, dependiente de la actual Escuela Agrícola, que mejorará la eficiencia y desempeño del personal calificado en Jardinería en todas las comunas de Salta.

La ley fue presentada por el bloque del PO, con el apoyo de reconocidas personalidades en la materia, como por ejemplo el biólogo Lázaro Novara, quien durante décadas propuso leyes de este tipo.

Lamentablemente, los intereses de los distintos gobiernos de turno fueron contrarios a un botánico, destinando la tierra mayormente a negocios inmobiliarios, sin ningún tipo de planificación integral.

Los desafíos políticos que enfrentamos

Salta tiene menos de 5 metros cuadrados de árboles por habitante, uno de los peores promedios del país, cuando la OMS sugiere de 10 a 15.

La ciudad tiene 25 km de norte a sur y 10 km de este a oeste, una
mancha urbana elefantiásica que no garantiza ni vivienda, ni recreación ni buena movilidad. En este caos, el medio ambiente en general y la posibilidad de un botánico en particular siempre fue visto como un “lujo” o una iniciativa no prioritaria. A pesar de la aprobación de la ley, de ninguna manera podemos decir que este
cuadro haya cambiado.

Es que la bancarrota nacional ha tenido como consecuencia un ajuste descomunal, que se refleja en el presupuesto nacional y también en el de Salta, con el congelamiento de partidas para vivienda, obra pública o trasporte. Pero al mismo tiempo se quitaron impuestos a las grandes actividades, que dejarán de aportar progresivamente a las arcas provinciales. Es decir, las necesidades sociales cuentan con menos recursos que nunca.

No podemos dejar de tener en cuenta tampoco que estamos hablando de un gobierno que no ha mostrado interés en la preservación de la biodiversidad.

Junto a Romero, Urtubey es responsable del desmonte de un millón de hectáreas en los últimos 20 años.

Por último, tenemos una educación técnica cada vez más deteriorada y una escuela agrícola que necesita mayor instrumental de trabajo y cuyos valiosos terrenos han sido históricamente pretendidos para objetivos ajenos a la institución.

En síntesis, los interesados en defender la escuela y el botánico, debemos ser conscientes de todos estos intereses en juego. Es necesario un movimiento que impulse, acompañe y controle la concreción de la ley, como una prioridad para la ciencia, el medio ambiente y el derecho a la recreación. Existen muchas instituciones y personas que quieren colaborar en este proyecto. Debemos unirnos para discutir en detalle los problemas y exigir los recursos para la concreción de estas tareas. Por ello hemos puesto en pie una
comisión abierta auxiliar a la dirección del botánico. Invitamos a toda la población a participar.

Algunos de los desafíos técnicos

El botánico colinda al este con la avenida del corsódromo, al norte con la calle Gato y Mancha, que corre paralela al río Arenales, ubicado unos metros más arriba. El sector noroeste es un triángulo de aproximadamente 21 Ha, ocupado por un bosque chaqueño invadido por árboles exóticos.

El sector nordeste, de forma casi rectangular y de unas 28 Ha, en la actualidad se encuentra desmontado y con vestigios de cultivos. Allí se proyecta realizar el sector principal del Jardín, con la mayor concentración de instalaciones y emprendimientos.

El sector sur, por último, es un rectángulo de 15 Ha donde se podría realizar un Arboretum de especies autóctonas del noroeste argentino. Son en total unas 1.600 especies de árboles y arbustos.

A la ayuda de instituciones como la UNSa, el INTA, la municipalidad, asociaciones civiles, voluntarios particulares y el trabajo académico de los estudiantes secundarios y universitarios, se necesita que el gobierno nombre personal específico para las tareas de limpieza y manejo del terreno.

Además es necesario exigir a la municipalidad la limpieza y urbanización de la calle de ingreso, Gato y Mancha, no sólo en beneficio del jardín sino de los vecinos de la zona, la gente que concurre al refugio animal y al vivero municipal.

Por último, el bosque con el que ya se cuenta debe ser limpiado, señalizado y se deben confeccionar senderos.
Para todas estas tareas, reiteramos nuestra invitación a todo aquel que quiera colaborar.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 4 =