full screen background image
12-12-18

Tras una gran cantidad de irregularidades, clausuraron la Clínica de la muerte

El centro médico del doctor Emilio Benítez, finalmente fue clausurado tras el avance en la investigación de la justicia federal.

La denuncia señala como “responsables ideológicos y materiales” al doctor Emilio Benítez y al contador público nacional Daniel Tolaba, propietario y gerente respectivamente de la Clínica del Neurodiagnóstico, y agrega un dato de alto valor: “todos los hechos se realizan con la connivencia del personal perteneciente a PAMI Salta que tenían conocimiento claro y cabal de los hechos”.

La denuncia la realizó la instrumentadora quirúrgica Mariel Pérez y la presentó ante el Fiscal Federal Javier Arzubi Calvo en donde involucra al PAMI Salta, la Clínica del Neurodiagnóstico y tres médicos entre los que se encuentra Víctor Ola Castro.

El centro médico tampoco cumplía con los requisitos solicitados por el Ministerio de Salud de Salta, Ministerio de Salud de la Nación, la Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), ni de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación; además de no cumplir con los requisitos para ser prestador de PAMI.

La denuncia y posterior investigación apuntaban también a la supuesta adulteración de facturaciones al PAMI por medicamentos, maniobra que consistiría en comprar un porcentaje mucho menor que lo facturado a la obra social.

De hecho, una innumerable cantidad de veces los medicamentos necesarios para cubrir a los pacientes internados no eran suficientes. En la denuncia, figura incluso un audio que se le atribuye a la jefa del equipo médico Fabiana Lasbaine, pidiendo angustiosamente: “escuchame corazón, dopamina, noradrenalina, no tengo nada para sostener la presión de los pacientes, tengo dos que ESTÁN POR MORIR AHORA”. La falta de médicos y enfermeros para la atención fue otra carencia denunciada.

Ambición y muerte

La desmedida ambición del propietario y gerente de la Clínica del Neurodiagnótico provocó, no solo irregularidades, sino también que llevó a la muerte a pacientes de Pami que acudieron allí, según consta en la denuncia de Mariel Pérez.

Elsa Colina: ingresó a internación con el diagnóstico de Infección en el Tracto Urinario y Deshidratación y falleció “debido a que la Clínica se encontró durante 4 días con su provisión de farmacia sin stock (inclusive sin sueros), del Viernes 28 de Septiembre al 4 de octubre.

Augusta Colque: como consecuencia de la falta de medicamentos, en este caso Diazepam ya que se encontraba en estado de excitación, se cayó de su cama produciéndose lesiones que se encuentran probadas, porque sus familiares realizaron denuncia policial.

Miguel Martínez: internado en UTI con el diagnostico de Insuficiencia Cardíaca Descompensada, tuvo que ser derivado sin estabilización y en su delicado estado de salud al Sanatorio San Roque, en donde fue recibido por el Dr. Heredia del Área de Hemodinamia en el Sanatorio, quien reclamó “negligencia en el traslado, poniendo en riesgo absoluto la vida del paciente”.

Ana María Romero: ingresó con diagnóstico de fractura de meniscos y fue alojada en piso. Este caso no revestía riesgo de vida, ya que la lesión solo requería de una cirugía menor de bajo riesgo. Debió ser derivada a otro sanatorio y/o clínica. Ana Romero estuvo 12 (doce) días internada sin encontrar solución alguna pero sí la medicaron con Diclofenac de manera abusiva provocando una hematuria e hipertensión, llevando a la paciente  a estado de coma debido al sangrado. El 13 de octubre fue derivada a la Clínica Cruz Azul, fue internada en estado de coma con respirador artificial, debatiéndose entre la vida y la muerte y habiendo ingresado solo por una lesión en la rodilla.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =