full screen background image
Claudio-Baigun

“Las mal llamadas pesquerías de subsistencia deberían cambiar”

Pasó el cuarto Encuentro del Gran Chaco Sudamericano y dejó “muchas actividades en agenda”, tal cual definiera Juan Urtubey en su discurso de cierre. El Tintero de Salta centró su mirada en las comunidades pesqueras de la cuenca del río Bermejo.

El Doctor Claudio Baigun es investigador del CONICET y coordinador del programa de pesquería de la Fundación Humedales, y tuvo su ponencia en el Centro de Convenciones en dónde desarrolló la situación actual de las comunidades originarias que sobreviven del preciado río.

Baigun estuvo trabajando en el programa de Desarrollo Turístico de la Pesca Deportiva, pero tenía “un segmento dedicado a ver cómo mejorar la situación de las pesquerías, mal llamadas para mí, de subsistencia del río bermejo”, inicia aclarando el doctor.

  • ¿Porqué mal llamadas?

“Mal llamadas porque la gente hoy pesca, para comer (seguridad alimentaria), la gente que es pobre, que no tiene recursos, que es marginal, tiene en el pescado comida gratis, por así decirlo, siempre y cuando logre pescar. Por otro lado tienen otras necesidades. Pagar la luz, los útiles para los chicos, la nafta para la moto, y ese dinero para la gente que no tiene recursos puede venir de la pesca. Entonces pasa a ser un pescador artesanal, porque parte de esa pesca, a baja escala, la utiliza para obtener un beneficio económico.

 

“EL MARCO LEGAL DE SALTA PROHÍBE QUE LAS COMUNIDADES ORIGINARIAS PESQUEN EN CANTIDADES”

 

  • El marco legal de la provincia restringe a las comunidades la pesca, no así, si es deportiva…

“Así es. Existe una especie de miedo, esto no es sólo de esta provincia, hay como un mito arraigado que la pesca artesanal es depredatoria, y la deportiva conservacionista. Y está muy bien estudiado el tema, en la Argentina no tanto, pero sí en otros lugares del mundo, que la pesca deportiva puede exceder con creces lo que se extrae, la biomasa que se extrae del río respecto de la pesca artesanal. De hecho, en el Paraná hay entre 7 y 10 mil pescadores artesanales y deportivos más de 100 mil. Entonces cuando los ponés uno a uno al lado y cuánto saca uno y cuánto saca el otro, teniendo en cuenta que es fácil controlar al artesanal, pero muy difícil controlar al deportivo, porque el deportivo se mueve, tiene embarcaciones rápidas, cambia de provincia, en fin… creo que en Salta es necesario revisar a fondo la legislación o normas para ver cómo mejorar a esta gente, porque permiténdole pescar 15 sábalos por excursión de pesca, que pueden salir dos veces por semana, va a ser imposible que esta gente pueda usufructuar la pesca y cubrir sus necesidades más básicas.

 

“LO PERMITIDO EN LA ACTUALIDAD SON 15 SÁBALOS POR EXCURSIÓN, QUE SON DOS POR SEMANA. LAS COMUNIDADES TIENEN PROHIBIDO VENDER. CREO QUE HAY QUE REVISAR ESOS CONCEPTOS”

 

  • ¿Estas situaciones generan crisis de conocimientos ancestrales?

Sí. El conocimiento tradicional, la caza y la pesca, están cada vez menos presentes en las familias rurales, que transmitían los conocimientos de generación en generación. Esto se va perdiendo, y sabés porqué? Trabajo en pesquerías del Paraná  y los hijos de los pescadores no quieren ser más pescadores, no quieren más esa vida dura y marginal. Entonces se van a las ciudades, no saben pescar, no conocen los peces y es posible que ese conocimiento en algún momento se pierda. Acá, las comunidades aborígenes están aisladas, mantienen una cohesión cultural, pero creo que con el tiempo también, se van aggiornando un poco a los tiempos, al avance de la modernidad, el ingreso de “ciertas civilizaciones” que no siempre es beneficiosa para ellos, y claro, es difícil mantener eso que culturalmente es muy valioso.

  • ¿Sufren despojos las comunidades en Embarcación para llegar al río?

Me cuentan que en Embarcación uno de los caminos vecinales que era municipal, fue cercado por el dueño de la finca que compró la de al lado y cercó todas. Ahí aparece otro actor, el oportunista, que tiene camioneta y lo lleva y lo trae, al pescador, a cambio de pescados que después vende. Claro, el aborigen que no puede vender, no le queda otra que aceptar eso, ya que se les ponen feo con 50º de temperatura y en bicicleta ir y volver con los pescados. Lo que se debería hacer es aplicar los instrumentos legales para facilitarles la llegada al río. Es lo que llamo los derechos de tenencia. Esa gente tiene derecho a pescar en el río. El reglamento de pesca debería contemplar esos derechos, entonces cuando se cierre un camino, abrirlo, y si es necesario por la fuerza.

  • ¿Cuáles pueden ser algunas de las soluciones planteadas?

Hay que trabajar mucho en el marco legal, ya que es muy importante, porque lo que no está en la ley, no está. La ley es el soporte. Es una cuestión de buena voluntad. Reformular la ley pensando en la actualidad, antes no venía tanta gente a pescar de manera deportiva porque no todos tenían caminoneta ni lanchas. Eso cambió muchísimo.

El uso del manejo del suelo, también hay que ver, que son los desmontes por ejemplo. Los entornos de la cuenca. Si desmontan se llena el río de sedimentos, desaparecen las áreas de pesca y los peces se mueven porque evitan esas áreas.

Por último, no se debe dejar de tener en cuenta la contaminación, porque es difícil que las industrias acepten que no pueden contaminar libremente, en fin, es complejo y va a llevar tiempo, pero todo está en la revisión del marco legal.

El programa en el cual estuvo trabajando el Doctor Claudio Baigun, se encuentra detenido, suspendido por un problema de pagos para la gente del proyecto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *