full screen background image

Elecciones en la UTA | La barrera y el peso de la cruz

Faltan pocos días para las elecciones en la UTA, y el escenario se calienta. La lista Colectiveros Unidos de Salta, que lleva a Miguel Barrera como Secretario General, es señalada como la lista de Ale Hnos y acumula graves denuncias por corrupción.

La característica de los comicios que se realizarán los próximos 18 y 19 de octubre, es que por primera vez Oscar Cruz, quien estuvo abulonado tres décadas al mando del sindicato no participará; sin embargo su fantasma sigue sobrevolando la sede sindical de San Luis 550.

Cruz esta vez no encabezará la lista, pero ya designó un representante para continuar con el control de la UTA. Se trata de Miguel Barrera, quién comenzó la actividad sindical en la antigua empresa Sendas Norteñas, hasta que quebrara. Con la empresa quebrada, Barrera pasó a integrar Ale Hnos., llegando a establecer un fuerte vínculo con Raúl Ale, quien falleciera el 31 de diciembre de 2014.

Tal era el vínculo entre el delegado gremial y el patrón, que en más de una oportunidad Barrera fue beneficiado con el préstamo de unidades para uso particular, como ir de pesca y caza con familiares y amigos. Estos favores eran devueltos con lealtad y posicionamiento a favor del empresario, perjudicando a los trabajadores en sus derechos.

En el 2014, estalló un tremendo escándalo cuando Oscar Cruz repartió 150 viviendas a discreción entre sus allegados. Las casas, fueron parte de un acuerdo entre Parodi- Posadas y Cruz. La metodología era la siguiente: Cruz elaboraba la lista con los adjudicatarios de su círculo íntimo y leal, mientras que el IPV sin control adjudicaba las viviendas.

“Cruz y otros ex dirigentes de UTA se repartieron 150 viviendas”, titulaba El Tribuno el 9 de marzo de 2015″

“En la nómina que el exinterventor del IPV, Matías Posadas, remitió al área social del organismo para las preadjudicaciones que se pactaron el 22 de octubre de 2014, sin sorteo, hay exdirectivos del gremio con propiedades a su nombre, hijos, sobrinos y otros parientes, personas ajenas al sindicato de choferes y empleados de Saeta sin nombramientos publicados en el Boletín Oficial.”

 

Estas irregularidades llevaron a que el secretario de vivienda de UTA solicitara un informe respecto a las adjudicaciones, en donde finalmente, luego de examinar exhaustivamente a los beneficiarios, se desadjudicaron 32 viviendas de los barrios El Bosque y Pinares, puesto que las entregas estaban viciadas de irregularidades.

Uno de los beneficiados en la entrega de viviendas fue el propio Miguel Barrera, quien ya tenía vivienda. Además, entre los felices ganadores figuraron parientes cercanos y “colaboradores”  a Oscar Cruz, desnudando la arbitrariedad en la entrega de los bienes y la falta de control del Instituto Provincial de la Vivienda.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 2 =