full screen background image
procrear

Cambiemos | Preparan cambios en los créditos hipotecarios

La fuerte devaluación monetaria causó grandes problemas en operaciones inmobiliarias que ya creían cerradas. Tras esta situación ayer se reunieron en Casa de Rosada el Ministro del Interior secundado por Secretario de Viviendas.

 

Rogelio Frigerio encabezó la reunión acompañado de Iván Kerr tras una devaluación que provocó desestabilizaciones en muchos sectores de la sociedad.

Lo primero que se resolvió es llevar al comité ejecutivo de los créditos Procrear una propuesta. La idea del Gobierno es que los que están acordados y próximos a escriturar tengan una modificación en el monto. Es decir, siempre que el tomador del crédito así lo prefiera, se le entregaría un 10% más del monto que ya se le había habilitado originalmente.

Este aumento de la porción Procrear tiene un sentido: que haya más propiedades para elegir a la hora de comprar, ya que los precios dolarizados se escapan cuando la moneda estadounidense sube.

Claro que se trata de un paliativo. La suba del dólar en las últimas semanas fue de alrededor de 24%. Es decir, en pesos, los precios se encarecieron en ese porcentaje. El 10% que subiría cuando se apruebe parece, a priori, insuficiente como para dejar las cosas en el estado en que estaban antes de la corrida.

Pero el tema no quedó solo en la actualización del monto ya otorgado. También se modificarán el monto del subsidio -que en este momento está entre 200.000 y 400.000 pesos- y el monto máximo de compra. “Esto se actualiza siempre como para dar respuesta a los movimientos del mercado”, dijo Kerr a LA NACION.

Lo que sigue es trabajar en otras deficiencias que todos, funcionarios, empresarios de la construcción, bancos, inmobiliarias, desarrolladores y escribanos, le encuentran al sistema de créditos hipotecarios actual. “Acortar los plazos de todos los trámites. Esa es la consigna”, resumió el secretario de Vivienda.

Ayer quedaron planteados varios temas. Uno de ellos es la elección de escribanos y de tasadores. Actualmente, el banco que otorga el crédito para comprar es el que decide quién va a ser el profesional que haga la escritura y el que verifique el precio del inmueble. “La idea es que las entidades abran la nómina, que se pueda elegir, así no hay tanto cuello de botella. Se tarda mucho con este trámite. Hay que acortar esos tiempos”, agregó Kerr.

Todas estas medidas tienden a dar respuesta, aunque sea parcial, a lo que sucedió tras la escapada del dólar, cuando cualquier demora en concretar la operación puede ser crucial. Pero para el mediano plazo quedaron planteados varios aspectos. Los próximos llamados a tomar Procrear ya serán nominados en UVA. De esta manera, creen en el Gobierno, se quitará, aunque sea en parte, la fluctuación de la moneda. Si los créditos están en una moneda que se indexa, los actores del sector aspiran a que los vendedores empiecen a valuar sus propiedades en UVA y no en dólares. Será un largo camino lograrlo.

Para las construcciones que se hagan bajo el sistema de fideicomisos, el Gobierno trabaja en quitar el impuesto a los créditos y débitos de este tipo de operaciones. Se trata de generar algún incentivo fiscal.

Otro de los puntos a trabajar es la posibilidad de darles más valor a los boletos de compra en pozo. Cerca de Frigerio saben que los desarrolladores quieren tener certezas con los compradores. “La idea es ver si los boletos, por ejemplo, de ingreso a una construcción en pozo se pueden registrar, para de esta manera darle certidumbre al constructor de que esa persona que ingresó sea sujeto de crédito y se comprometa con la compra”, dijo Kerr. Faltan remover algunas cuestiones regulatorias para que esto funcione, y en eso se trabaja.

“Ustedes tienen la información de primera mano y son bienvenidas las soluciones o sugerencias. Tuvimos un crecimiento exponencial de los créditos; la turbulencia cambiaria de estos días trajo incertidumbre, pero todos estamos de acuerdo con que el impulso a los créditos UVA fue una excelente decisión”, destacó Frigerio. Lo escuchaban empresarios, constructores, inmobiliarias, asociaciones de bancos y de martilleros y representantes de colegios de escribanos.

Hay otro tema que pusieron sobre la mesa los desarrolladores: reglamentar la ley del mercado de capitales, herramienta clave para calzar las operaciones futuras.

Finalmente, esa mesa de trabajo tiene un objetivo: mantener vivo el crédito hipotecario, un sistema que representa un negocio para muchos, y para otros, el único camino a la casa propia.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *