full screen background image
Gaspar1

“Lo mato si querés”, “El pendejo y su comportamiento son el problema” y “Perdón si en algún momento llego a hacer algo” fueron otras reveladoras frases del acusado.

 

“A Amir no lo soporto, necesito estar a solas con vos”, le dijo Gaspar Cinco a su novia en unas de las conversaciones que recuperó el Ingeniero en Sistemas del CIF, Eduardo Mauricio Guaymás, quien además rescató y revisó las conversaciones que mantuvieron por Whatsapp el imputado y una de las víctimas. Durante la declaración de Guaymás se proyectaron fragmentos de las conversaciones.

 

Los chats entre Alejandra y Gaspar Cinco comenzaron los últimos días de 2016 y se intensificaron en mayo de 2017. El 23 de mayo precisamente, el imputado invitó a la joven a pasar el feriado del 25 en el dique Cabra Corral. Ella le respondió que primero se lo iba a contar a Amir, finalmente aceptó la invitación, publicó La Gaceta en su sitio web.

 

Durante ese paseo, Gaspar Cinco intentó empujar a Amir al agua con intenciones de ahogarlo pero el niño quedó enganchado en una rama hasta que un pescador lo rescató.

 

El fastidio del imputado por el pequeño empezó a ser más evidente en los chats posteriores a ese incidente, donde le dijo a Alejandra que tenía que comenzar a hacer su vida. El 3 de junio, por ejemplo, le confesó que estaba molesto por la falta de privacidad de la pareja con una contundente frase: “a Amir no lo soporto, necesito estar a solas con vos”.

 

En un momento, Alejandra le confesó que Amir había llegado a su vida por accidente pero que con el tiempo aprendió a quererlo. “Un accidente me impide estar con vos”, le respondió su novio.

 

“Lo mato si querés”, “El pendejo y su comportamiento son el problema” y “Perdón si en algún momento llego a hacer algo” fueron otras reveladoras frases del acusado.

 

El día antes del crimen, Alejandra le contó a su pareja que Amir estaba enfermo y él le recomendó que le de tomar agua bendita. “Lo engañemos diciéndole que es agua. Llevaré agua en mi botella morada”, aconsejó. La botella a la que se refiere el acusada es la que luego se encontró en la escena del crimen.

 

En otras charlas con amigos, el periodista enfatizó que no soportaba al niño y que además su mamá no estaba de acuerdo en que salga con una madre soltera. “Mi vieja no quiere que salga con una mina con hijos sino me cambia el juego de llaves”.

 

Desde el inicio del juicio, Gaspar Cinco evita mirar a la familia de Alejandra y Amir. Su evasiva postura se profundizó hoy cuando, durante el ingreso del juez a la sala, optó por darle la espalda a los Párraga.

 

Fuente: La Gaceta




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *