full screen background image
Vertedero-San-Javier

El Vertedero de la contaminación poblacional y ambiental, en jaque

Luego de la audiencia pública en el juicio contra Agrotécnica Fueguina y la Municipalidad por el daño ambiental que genera el basural en la población colindante, será el Juez Domínguez quien deberá resolver. Las secretarías de Ambiente y Recursos Hídricos de la provincia, se remitieron solo a los informes.

 

 

“Sufrimos de afecciones respiratorias, problemas dérmicos, niños con asma, muchos jóvenes con principio de ACV y muchos diagnósticos de cáncer entre los vecinos. Nos están matando, nos mandaron a morir”, relata entre sollozos Aída González, en la Sala de Grandes Juicios de Ciudad Judicial.

 

Aída vive a 400 metros del Vertedero San Javier, en el barrio Justicia, casualmente, mientras agrega que “el barrio y sus módulos habitacionales cuenta con todos los servicios: luz, agua, gas, cloacas, pero los olores son insoportables, de noche no se puede dormir”, mientras el juez Marcelo Domínguez la observa y pareciera que ni siquiera se imagina lo que viven esas familias.

 

El testimonio de Aída es uno más, parecido al de Vanesa y Jorgelina, vecinas de los barrios aledaños al vertedero, y que también sufren lo mismo. Por eso, presentaron conjuntamente un amparo colectivo para que los representantes de la justicia oigan sus reclamos y tomen intervención inmediata.

 

Justicia se encuentra a 400 metros del vertedero, cuando la distancia mínima debería ser de 500 mts. El barrio se compone por 356 módulos habitacionales que el Gobierno provincial otorgó a familias que vivían en el asentamiento San Juan de Dios. Solidaridad se encuentra 765 metros mientras que el asentamiento Virgen de Urkupiña se ubica a 585 metros.

 

El pedido de embargo

 

Luis Segovia, letrado que representa la acción colectiva de los vecinos de zona sudeste, solicitó el embargo del 20% de las ganancias de la empresa en cuestión, ya que considera que “remediar y compensar no es lo mismo. Nosotros pedimos que se remedie lo que todavía se puede hacer y compensar con el embargo para obras y la salud poblacional de los vecinos”. Además, agregó que la empresa no posee seguro ambiental y el daño acuífero de lixiviados, conecta con el río Arenales”.

 

También pidió que “antes de habilitar un nuevo módulo de relleno sanitario, el municipio tiene que certificar que no contamine” y pidió que “se dejen de arrojar residuos en el Módulo Uno porque está colapsado”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 50 = 58