full screen background image
Aberaztain

¿En serio lo dijo? | “Estamos trabajando para recuperar el respeto”, manifestó el subjefe de la policía de Salta

Así se manifestó Luis Aberaztain tras los incidentes producidos anoche y la muerte de Nahuel Salvatierra el pasado jueves. Además, en lo que parece una broma, desmintió que ayer se haya registrado un despeje violento contra los vecinos.

 

Por Ramiro Jiménez

Luego de las declaraciones del subjefe de la policía de Salta vertidas en los micrófonos de AM 840, resulta casi grotesco escuchar los fundamentos de la fuerza del estado provincial en torno a lo que está sucediendo en el barrio Solidaridad, en la zona sudeste de la capital salteña, luego del asesinato de Nahuel Salvatierra y las posteriores represiones a los vecinos.

Y digo grotesco, porque el “respeto” no se gana reprimiendo, ni “cazando”. Mucho menos se gana matando, tal es el caso de Nahuel, un adolescente de 17 años que fue ultimado por la espalda a manos de dos efectivos. El respeto se gana de otra manera, con otras formas.

En la jornada de hoy, Roberto, papá de dos menores de edad que fueron testigos del asesinato de Nahuel, intentó reunirse con el fiscal Rodrigo González Miralpeix para solicitar “las garantías necesarias para mis hijos y también por los chicos del barrio. Anoche dijeron que iban a matar uno más”, declaró en las puertas de Tribunales.

Además contó que “anoche la policía fue por el barrio y dispararon balas de goma y marcadoras, tirando directamente contra la casa de mis hijos y dos o tres vecinos, lo cual nos genera gran preocupación. Ya no sé que va a pasar con mis hijos (16 y 13), no pueden salir ni a jugar a la pelota”, finalizó.

Por otra parte, Aberaztain, invitó a los vecinos del barrio Solidaridad a denunciar cualquier acto ilegal de la fuerza que representa, sin darse cuenta, tal vez, que pide a los vecinos que denuncien a sus verdugos en la casa de los verdugos.

Finalmente, el subjefe de la policía adelantó que van a “trabajar lentamente para recuperar el respeto de la barriada”, sin describir cómo y de qué manera.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *