full screen background image
Ni Una Menos

Violencia de Género | La pobre política de Urtubey no pudo frenar los femicidios en Salta durante 2017

De enero a diciembre de 2017, se cometieron 24 femicidios en la provincia. El 2016 se conocieron 10 casos. Tal crecimiento de la violencia extrema hacia la mujer resulta imparable, y la cifra podría ser más alta si tenemos en cuenta que no existen datos oficiales al respecto, sino que, hablamos de casos difundidos por medios periodísticos.

 

Redacción El Tintero de Salta

 

Una peculiar característica que tienen los casos, es que muchas veces las personas denunciadas son las que posteriormente cometen los crímenes, incluso, en la propia casa de las víctimas. Otra característica es que se sumaron escenarios como la cárcel, dejando en evidencia la crisis del sistema carcelario salteño y, también, se puede señalar que la mayoría de las víctimas tenían hijos y una complicada situación económica.

 

Hubo, además, hechos tan crudos como muertes perpetradas a decenas de puñaladas e incluso incendiando la cara de una mujer.

 

Ni la declaración de Emergencia de Género ni la creación de un Observatorio de Género, ayudaron a detener esta espiral ascendente de femicidios. Esto llevó a que mediante las redes sociales, las calles y marchas, las mujeres expresaran su enojo. Fue inequívoco el mensaje al gobierno: el Estado es responsable por abandonar a las víctimas quienes, en varias ocasiones, señalan que no le suelen tomar las denuncias, o sencillamente son relegadas. Solo un número más en los legajos de las comisarías.

 

Escueto repaso sobre los casos

 

Tal vez uno de los casos más resonantes haya sido el de Andrea Neri. El 2017 comenzó con ese brutal femicidio. La muerte ocurrió en el penal de Villa Las Rosas, durante una visita a Gabriel Roberto Herrera, más conocido como “Chirete”. Todavía el juicio no tiene establecida fecha de inicio, mientras, “Chirete” sigue en la cárcel por una condena a prisión perpetua. Por el hecho, además, se encuentra imputado el director del Penal, Carlos Gutiérrez y el resto de la cúpula: José Luis Ávalos, Jefe del Departamento de Tratamiento y Vigilancia, Fernando Daniel Velásquez, Sub Jefe de departamento y Héctor Augusto Franco, Jefe de Pabellón.

 

Luego se conoció el caso de Elida Santillán, estrangulada el 6 de enero en Tartagal. Según se pudo conocer, por el hecho se encuentra detenido Víctor Arias, un hombre de 49 años, oriundo de Misión Lapacho II. El fiscal penal 2 de Tartagal, Pablo Cabot, consideró finalizada la investigación por el crimen y se espera el inicio del juicio.

 

Otro femicidio durante enero fue el cometido contra Carolina Saracho, en el Barrio Norte Grande. Por si faltaba algo más, la mujer fue quemada con alcohol por su pareja: Andrés Alejandro Cruz, quien se encuentra detenido.

 

El 22 de enero en Tartagal, Fernando Velazco fue a buscar a su expareja Margarita Berruti a su casa y los familiares no le permitieron verla. Velazco sacó un cuchillo e hirió a una hermana menor de edad y a la madre de Berruti. Juan Carlos Sánchez, pareja de Berruti recibió una estocada en el cuello que le quitó la vida.

 

Otro caso resonante, fue el de Jimena Salas, mujer que recibió más de 40 puñaladas en su casa de Vaqueros en febrero. Se trata de un caso que preocupa a la gestión de Urtubey, razón por la cual, el Procurador General de la Provincia, Pablo López Viñals colocó a dos de los más destacados fiscales penales: Pablo Paz y Rodrigo González Miralpeix. “La hipótesis más fuerte y que se ratifica con la información del celular es el robo frustrado”, afirmó el fiscal Paz sobre la investigación. Pese a que la justicia difundió un identikit del supuesto autor del femicidio, y ofreció una importante recompensa para aquel que arrime un dato, no hay ningún detenido.

 

Benita Sánchez y su pequeña hija fueron apuñaladas por su expareja, Lucas Leonardo Sánchez, en Orán. La Fiscalía Penal 1 de ese distrito, en turno a cargo de Aldana Murua, intervino en el caso.

 

Angelita Serrano fue asesinada a martillazos en la cabeza por su propio hermano en Villa Rebeca. El juez Marcelo Rubio condenó en audiencia de juicio abreviado a Roberto Vicente Serrano (59) a la pena de 23 años de prisión por resultar autor material y penalmente responsable del delito de homicidio simple, en perjuicio de su hermana.

 

En marzo, el cuerpo sin vida de Daniela Guantay, una joven de 22 apareció en el río Vaqueros. Cuatro son los detenidos por el femicidio. La joven había realizado denuncias previas por violencia de género. Su madre, Verónica Guantay, denunció públicamente que la policía del barrio 17 de Octubre, se rehusó en un primer momento a tomarle la denuncia por la desaparición.

La muerte produjo una muestra masiva de indignación en las calles.

 

Cintia Betiana Rodríguez tenía 17 años cuando fue apuñalada en Aguas Blancas. La fiscal Penal 3 de Orán, Claudia Carreras, imputó en un primer momento a Daniel Rueda por el delito de homicidio agravado con ensañamiento, y la intervención de un menor y a su pareja de 17 años por el delito de homicidio agravado con ensañamiento. En octubre de este año el juez de Garantías 2 de Orán, Claudio Parisi, dictó el sobreseimiento del muchacho. En la causa se encuentra acusada provisoriamente N.A.G. (17), investigada por el delito de homicidio agravado por ensañamiento. Por ello y encontrándose solamente acusada una menor de edad, el juez declaró su incompetencia para continuar tramitando la causa, la que fue remitida al Juzgado de Menores 2, a cargo de la Jueza María Laura Toledo Zamora.

 

Gerónima Romero Bautista (47) fue estrangulada en El Sauzal, Salvador Mazza. La denuncia por su desaparición se realizó en la Comisaría 40 de esa localidad, pero el hallazgo del cuerpo de la mujer ocurrió del lado boliviano. En efecto, tomó intervención la Justicia de ese país, haciéndose cargo de las actuaciones y del traslado del cuerpo para realizar la autopsia en Yacuiba. La autopsia reveló que murió por asfixia mecánica por estrangulamiento, y que, había signos de haber sido abusada sexualmente.

 

En mayo, Camila Rodríguez de 15 años y embarazada de 6 meses, fue hallada el 29 de ese mes en una ruta de Orán. La adolescente había desapareció el 25 abril. Fue encontrada semidesnuda y tenía heridas de arma blanca en la zona del cuello. Vivía en el barrio Caballito.

 

Carolina Guerrero (21), que estaba desaparecida desde el 23 de febrero, fue apuñalada el 14 de mayo en Barrio Ceferino. El juez Marcelo Rubio condenó en audiencia de juicio abreviado a Sandra Natalia Camacho (29) a la pena de diez años de prisión efectiva por resultar autora material y responsable del delito de homicidio simple. Según informó la justicia, el hecho ocurrió en calle Juan Carlos Dávalos al 800. Alrededor de las 10.30 la víctima se encontraba parada en la puerta de un almacén cuando se le acercó Camacho y le asestó tres puñaladas que le provocaron la muerte.

 

Anabela Cruz (25) era mamá de dos niñas. Murió dos semanas después de una golpiza por parte de su pareja. Anabela había sufrido un desmayo en su casa y fue llevada de inmediato al hospital donde los profesionales le diagnosticaron una infección interna de gravedad que requirió de cirugía urgente, pero también golpes internos y externos de magnitud que pudieron haber desencadenado el cuadro infeccioso. La familia de Anabela se enteró entonces, a través de una vecina, que la pareja con quién convivía, Emanuel Rodríguez, la sometía a golpes permanentemente. A pesar de la denuncia de la familia Cruz contra Rodríguez, el presunto agresor continúa en libertad.

 

También en mayo, Marisa Subelza (22) fue estrangulada y arrojada a un baldío en Villa Lavalle. La Fiscalía Penal 4 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio, amplió la imputación a José Alberto Peralta, “Ñato”, de homicidio simple a homicidio criminis causa. Ossorio informó que “Ñato” habría atentado contra Subelza asfixiándola con el cordón de una de sus zapatillas causándole la muerte por no haber logrado abusarla. Adelantó que una vez cumplimentadas algunas diligencias pendientes, estaría en condiciones de requerir juicio contra Peralta.

 

En junio, Cristian Gabriel Caiguara mató con un cuchillo a su suegra Celina Quipildor de 52 años cuando ésta descansaba. El hombre será llevado a juicio por el delito de homicidio calificado por la alevosía.

 

Alejandra Párraga (26) murió envenenada con cianuro junto a su hijo, Amir, de 2 años. Franco Rodrigo Gaspar Cinco, quien era novio de Alejandra, se encuentra detenido e imputado como de responsable de este hecho.

 

Claudia Saracho, asesinada a puñaladas en Güemes era madre de 10 hijos, y había realizado denuncias por los constantes maltratos recibidos. En septiembre la justicia informó que 5 policías serán imputados por incumplir la orden de asignar consigna fija a la víctima.

Cuarto Poder denunció la situación en julio de 2017.

 

Agosto. Paola Álvarez, estuvo más de 100 días desaparecida y la policía tardó 5 días en tomar la denuncia. Se desconoce cómo fue asesinada por el estado en que se halló el cuerpo. Santiago Alfredo Zambrani, amigo de la joven, se encuentra imputado.

 

Melani Aixa Panella (19) fue asesinada por su expareja quien ya tenía una condena a 2 años de prisión en suspenso por lesiones y amenazas. El hombre no cumplió con las restricciones.

 

En el mes de la primavera, Setiembre, Cintia Tapia (25), madre de dos niños, no pudo ver florecer las plantas. Murió asesinada en Cabra Corral el 21 de septiembre, mediante los “festejos” por el día del estudiante.

 

Cuando estaba a punto de expirar el 2017, Mariana Segovia fue asesinada en Joaquín V González. Desde una camioneta, su expareja, Sergio Miño, con quien tenía 2 hijos pequeños disparó. La mujer fue trasladada de inmediato al hospital pero no aguantó la balacera y murió. Mientras huía del lugar, el agresor chocó; murió al día en el hospital.

 

En Campo Quijano, Amira Vázquez de 17 años falleció el 8 de diciembre a manos de su pareja, quien después se ahorcó en un baño precario cerca de una cancha de fútbol en esa localidad.

 

Romina María Agüero de 26 años, de Pichanal, falleció antes de llegar al hospital por los golpes de su pareja, Gair Barro Rodríguez de 23 años, oriundo de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.

 

Magdalena Pachi de 24 años, murió apuñalada por su ex pareja, y dejó a dos niñas de de 2 y 5 años. Pachi, pertenecía a la comunidad Tapiete, que es la única comunidad de esa etnia en el país.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 3 =