full screen background image
IMG-20171218-WA0052

Salud y Derechos | “Mientras más límites al acceso legal, más crece la producción ilegal”

Declaró la doctora Raquel Peyraube durante su paso la ciudad y con motivo de disertar en el Seminario “Uso Medicinal de Cannabis y Derecho Penal” en la Universidad Nacional de Salta. El Seminario estuvo organizado por Capítulo Salta de la Asociación Pensamiento Penal.

 

Cobertura Especial

 

Estas jornadas que se desarrollaron en el anfiteatro K de la UNSa,  sirvieron para despejar dudas sobre los aspectos medicinales del cannabis y los aspectos jurídicos tras las promulgaciones de leyes nacionales y provinciales, sobre “Investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.

 

AutoCultivo LD pudo entrevistar a Raquel Peyraube, figura clave en la legalización en Uruguay, sobre las dudas más comunes respecto al cannabis medicinal. La doctora Peyraube es presidente de la sociedad uruguaya de endocannabinología; especialista en Uso Problemático de Drogas, Endocannabinología y Medicamentos Cannabinoides.

 

Miembro del Comité Ejecutivo en International Association for Cannabinoid Medicines, actualmente trabaja como asesora y disertante en salud y consultorías para la Reforma de las Políticas de Drogas en diferentes países de latinoamérica, Alemania, Portugal y Holanda. Y participa en investigación y desarrollo de ensayos clínicos, a la educación médica en cannabis medicinal, la difusión de información y consultorías para la Reforma de las Políticas de Drogas en distintos países.

 

¿Para qué condiciones clínicas se puede utilizar cannabinoides?

 

El cannabis no funciona para todos. Dependiendo de cada cannabinoide se pueden obtener posibles beneficios analgésicos y anti-nocieptivo (modifica la percepción del dolor), anti-inflamatorio, inmunomodulador, neuroprotector, antioxidante, antitumoral, anti-nauseoso y antiemético, relajante muscular, ansiolítico y antipsicótico. El tratamiento con cannabinoides puede ser coadyuvante o exclusivo, con prometedores beneficios en enfermedades del sistema nervioso, neurodegenerativas como esclerosis múltiple, Parkinson, Huntington, Alzheimer, Tourrette, esclerosis lateral amiotrófica, epilepsia en adultos y niños, condiciones del aparato digestivo y nutrición; enfermedades metabólicas, de la piel, condiciones de salud mental como ansiedad, insomnio, psicosis, síndrome estrés postraumático, anorexia nerviosa; adicciones a sustancias psicoactivas; dolor crónico neuropático, metastásico, osteoarticular por osteoartritis, migraña, fibromialgia; osteoporosis, síndromes consuntivos como SIDA y cuidados paliativos, tratamientos de los efectos adversos de la quimioterapia y glaucoma de ángulo abierto,

 

– ¿Cómo comenzar y continuar con cannabis medicinal?

 

 

Siempre consulte primero a su médico, es su derecho el acompañamiento médico. No es recomendable abandonar el tratamiento convencional para seguir un tratamiento con cannabinoides, puede reducirse progresivamente las dosis de los medicamentos, pero siempre debe estar conducido por el médico y en la medida que la mejoría lo permita, prescribir un medicamento supone conocimientos y responsabilidad médico-legal. Los productos no autorizados no asumirán esa responsabilidad ni están en condiciones de acompañar su proceso.

 

– ¿Qué productos se utilizan en cannabis medicinal?

 

A partir del cannabis pueden formularse productos con propiedades que dependerán del contenido de cannabinoides. Para uso medicinal puede encontrarse la planta misma, particularmente las flores; las plantas deben estar estandarizadas lo que significa que todas las flores deberían contener concentraciones de cannabinoides conocidas con variaciones pequeñas de una flor a otra. Entre los productos elaborados con el extracto de la planta (cannabinoides naturales): aceites, tinturas, cremas, parches autoadhesivos, spray y otros. En esta categoría se pueden encontrar diferentes calidades en los productos, desde los más artesanales sin composición conocida ni control de calidad, hasta productos registrados y aprobados. Finalmente también encontramos productos con cannabinoides sintéticos, producidos en laboratorios, como dronabinol o la nabilona, entre otros. No todos los productos herbales o variedades que se cultivan cumplen con los estándares para uso medicinal, sólo deberían usarse para estos fines aquellos que cumplen con las pautas de buenas prácticas de producción y de cannabis de grado médico.

 

– ¿Cómo saber qué variedad de planta es apropiada?

 

No todas las variedades de la planta están indicadas para todos los fines, algunas pueden servir a distintos usos, lo importante a saber de una variedad es qué cannabinoides y terpenoides contiene, lamentablemente la información provista por cultivadores y bancos de semillas no siempre es precisa.

Los fitocannabinoides son los principios activos de la planta, son los compuestos que producen los efectos, también los llamados terpenoides, que además de ser responsables del olor de la variedad, también genera acciones que pueden ser benificiosas e interactúan con los cannabinoides. La planta tiene más de 600 compuestos de los cuales hoy se conocen 150 cannabinoides que se agrupan en once familias, los más conocidos son: delta-9-tetrahidrocannabinol, delta-8-tetrahidrocannabinol, cannabidiol, cannabinol, cannabigerol, cannabicromeno, tetrahidrocannabivarin, etc.

El organismo también produce cannabinoides, los endocannabinoides, el sistema endocannabinoide tiende a mantener el equilibrio del organismo, cumpliendo funciones  fundamentales para mantener el estado de salud en múltiples órganos y sistemas. Tiene sitios de acción llamados “receptores cannabinoides”, encontrándose en el sistema nervioso central y periférico, aparato digestivo, sistema osteoarticular, inmunitario y endócrino, la piel, los músculos y ojos entre otros. Los derivados de la planta y moléculas similares sintetizadas en laboratorio pueden actuar causando sus efectos, esta difusión de recptores cannabinoides llamados CB1 y CB2 permite comprender  por qué pueden prestar beneficio en una amplia variedad de enfermedades en distintos órganos.

 

Finalmente Peyroube sotuvo que “si cada día se conocen más beneficios de la planta por un lado, y se tiene más evidencia científica sobre el fracaso de la “Guerra contra las drogas”, ¿Cómo se explica que sigan vigentes leyes y políticas ineficientes y costosas en muchos países?

La guerra a las drogas al violar el derecho de acceso a la información en primer lugar, permitió violar los 29 Derechos Humanos restantes. La prohibición no tiene que ver con la peligrosidad de la sustancia, el vino es mucho más peligroso y se puede plantar en la casa”.

 

“El sistema prohibicionista ha fracasado para todos. Lo demuestra la acumulación científica y el debate. No ha hecho más que estimular el mercado negro, los círculos de violencia y el desconocimiento de la situación sanitaria. Mientras más límites para el acceso legal, más creció la producción ilegal. Legalizar es una cuestión política, no depende de los efectos buscados y adversos, la regulación de la marihuana es un pequeño avance posible que nos permitirá mejorar como sociedad, considero que cualquier legalización por pobre o frágil que sea, siempre será mejor que la prohibición; lamentablemente nos está faltando la libertad para hablar, para clasificar los efectos del cannabis sobre la salud, que pueden ser beneficios, perjudiciales o adversos. En medicina hablamos así. A veces un efecto adverso puede ser un efecto terapéutico. Por ejemplo un efecto adverso del cannabis es la sequedad de boca, común en muchos medicamentos”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *