full screen background image
IMG-20171215-WA0009

Galería | Música y Cine para despedir el año

El concierto que hizo colapsar de gente la Sala Juan Carlos Dávalos, razón por la que muchas personas se perdieron del espectáculo, se reeditó en el Teatro Provincial. La Orquesta Sinfónica Infantil de Salta interpretó clásicos de cine para despedir el año.

 

Por Angelo Flores

 

Uno de los últimos conciertos de la Orquesta Sinfónica Infantil de Salta desbordó de gente la Sala Juan Carlos Dávalos.

La propuesta de aquella vez (18/10/17) se titulaba “Música y Cine” y combinaba videos de canciones clásicas de cine infantil que luego fueron interpretadas por los músicos.

Cuando comenzó a tocar la Orquesta Haydn todavía continuaba la
fila de personas que esperaban por entrar y muchos se quedaron sin poder disfrutar del show. Por esta razón y para despedir el año se decidió repetir dicho concierto, pero esta vez en el Teatro Provincial.

Si bien la cita estaba planteada para las 19, desde muy temprano, pasada las 17, la cola se extendía hasta calle España a pesar del calor agobiante del miércoles 13. La consigna era acudir con algún disfraz relacionado a la temática y no solo los más pequeños estaban vestidos de piratas, princesas o superhéroes, sino también, muchos padres.

Con las puertas abiertas la gente ingresó de manera apresurada por temor a perder sus lugares. De esta manera, se llenaron las butacas de la parte baja del teatro rápidamente, lo cuál llevó a los guardias a habilitar el sector de arriba.

La apertura fue un video musical de la mítica Pantera Rosa, aquel personaje elegante hasta en sus últimos gestos, mudo y gracioso, creado por Fritz Freleng (el mismo creador de Bugs Bunny) en 1963.

Finalizado el cortometraje, las luces del escenario se encendieron tenuemente y se pudo observar a los músicos en posiciones, todos disfrazados de diversos personajes de películas, hasta la directora Carolina Pineda.

Fue el momento en que comenzó a escucharse esa típica introducción jazzística propia de la serie animada, con sonidos de trompetas y trombón que interpretaban el sonido característico del saxo tenor de la canción original. Todo el tema logró una elegancia similar a la de su compositor Henry Mancini, al punto que terminada la interpretación el público explotó en aplausos.

Nuevamente las luces del escenario se apagaron borrando por completo a los músicos. En la pantalla gigante se proyectó una compilación de videos de Disney como el Rey León, La Bella y la Bestia, Frozen y La Sirenita. Pero apenas terminada la reproducción audiovisual comenzaron a sonar las mismas canciones, esta vez,
ejecutadas por los músicos de la orquesta de manera tan sublime que tranquilamente se podría confundir con los videos que acababan de reproducir.

La forma en que conectaban las canciones era casi imperceptible y daba la sensación de que se trataba de un solo tema pero largo. Esto claramente es una virtud de los músicos, pero no menos importante es el rol que juegan los arregladores de las partituras como la directora quien marca el tiempo y da las entradas en la interpretación musical.

Por último, en la pantalla grande se reprodujo un compilado de videos que incluía: Piratas del Caribe, Harry Potter, El Señor de los Anillos, Batman y Star Wars. A esto siguió, de nuevo, una interpretación musical por parte de la Orquesta de manera enganchada de lo que se vio en los videos y llamó la atención la fidelidad en que versionaron las canciones, especialmente, la de Star Wars.

Escuchar los mismos sonidos apocalípticos que caracterizan a aquellas canciones creadas para la película por John Williams, entre 1977 y 1983, hipnotizaron al público.

Curiosamente al día siguiente se estrenaba una nueva película (episodio VIII: “Los Últimos Jedi”) de la serie, lo que pudo hacer pensar que se trataba de una homenaje que preanunciaba dicho estreno. No obstante, el público todavía con mucha sed de escuchar a estos pequeños “monstruos” gritaban al unísono: “otra, otra, otra…”. Fue así que volvieron a sus lugares y cerraron con La Pantera Rosa.

El éxito de este grupo orquestal se refleja no solo en que pudieron llenar el teatro más grande de la provincia, sino también, a todo el empeño que dedican profesores y alumnos en conjunto con la coordinación de la institución, que buscan constantemente el perfeccionamiento y el aprendizaje desde todo punto de vista: humano como artístico.

También los talleres y cursos orientados a los niños y jóvenes (incluso no videntes) que se especializan en diferentes instrumentos es una prueba cabal de ello.

En una entrevista realizada al actual coordinador de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta, Juan Muñoz, nos comentaba acerca de las conclusiones de este año que cierra. “Fue un año de muchísimo esfuerzo, de no decirle no a nada, oportunidad que veíamos la tomábamos. Siempre tratamos además de seguir al pie de la letra el proyecto que presenté, que también es ambicioso, ya que plantea en general poner a la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil en un lugar alto de la provincia, y lograr que los niños alcancen un nivel de estudio avanzado para que puedan proyectarse a través de la música”.

Si empezamos a abrir el mapa y a tomar un poco de distancia y ver que podemos involucrar en este sueño a las familias, a los profes, a las autoridades del ministerio, a otras instituciones y todos trabajamos con ese fin, es posible llegar a hacer esta transformación.

La finalidad debe ser que a todos les vaya bien, que a través de la música a todos se abran más oportunidades y nuestros niños tengan verdaderas alternativas de desarrollarse.

De cara al 2018, Múñoz anticipó que intentarán “lograr que la OSIJS no sea un edificio donde pasan cosas de manera aislada, donde los chicos toman clases particulares de instrumentos, sino que sea una especie de escuela informal pero con un trayecto para cursar, donde va a haber una serie de materias y contenidos
que queremos que los niños hagan, porque estamos convencidos de que eso es lo que les va a dar herramientas”.

Además adelantó el deseo de “girar con los chicos por el interior de la provincia, tal vez no con la orquesta porque es algo complicado, pero con grupos de cámaras”

Claramente fue un año cargado de actividades de todo tipo: becas de perfeccionamiento para jóvenes en otras provincias, conciertos en colegios, el Hospital Materno Infantil, Sociedad Española, Casa de la Cultura, Teatro Provincial, entre otros.

Buena forma de despedir el año.

IMG-20171215-WA0014 IMG-20171215-WA0012 IMG-20171215-WA0010




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *