full screen background image
facebook_1501625081253

#BuenSíntoma | La esquina del infinito propicia la liberación de juguetes

En la esquina de Deán Funes y Aniceto Latorre, de Ana Correa, se concretó un proyecto que homenajea a uno de los símbolos del barrio Vicente Solá, y que busca generar conciencia social.

 

 

“Lisardo fue un niño que no jugó nunca. A los 40 años tuvo esa enfermedad que lo volvió niño otra vez, y desde entonces comenzó a fabricarse autitos y camioncitos con lo que encontraba”, relata en primera instancia uno de sus hermanos.

Lisardo era del barrio Vicente Solá, pero era reconocido por todos los vecinos de los barrios cercanos y de aquellos que circulaban por avenida Bolivia. “Los sacaba a pasear (a los camioncitos), entonces la gente comenzó a regalarle autitos y camioncitos nuevos. Él los desarmaba enteros y de cada uno, se fabricaba con latas y maderas, al menos 8 distintos. Luego los ataba y en caravana los paseaba por las calles del barrio, así, hasta pasados los 60 años en que se nos fue después de una operación muy delicada que no pudo aguantar”, rememora con nostalgia su ñaño.

A partir de esta notable historia de vida, que supo compartir el foto-periodista Alejandro Ahuerma, surgió la idea de homenajear a Lisardo Yapura, y de esa manera concientizar a la sociedad acerca de la esencia de la niñez, la sencillez y generosidad.

El mural forma parte del proyecto de murales del barrio Pilar, que viene fomentando Carlos Escándar junto a un grupo de artistas y amigos comerciantes que aportan para su concreción, y que ya concretaron una serie de tres murales pintados por Nicolás Picatto en 12 de octubre y Mitre. Aquellos murales llevan poemas de Juan Ahuerma Salazar.

La semilla plantada en “La esquina del Infinito”, ya vio sus primeros frutos. No sólo por aquellos niños que se despojan de sus juguetes para que otros chicos lo rescaten, sino también porque Ismael Jara envió un poema que quedó grabado debajo del mural.

Además compartió la propuesta de su hijo para hacer un mural con un espacio de liberación de juguetes también, en Barrio Municipal. Pero ellos no son los únicos, porque lo bueno se replica, y por eso, la artista Mónica Castillo y su hija Belén, propusieron uno para el popular barrio Castañares con idéntico fin.

Los chicos necesitan jugar y en las esquinas infinitas podrán arrimarse a buscar juguetes. Las frustraciones por no tener un juguete, la barrera de la propiedad privada será derrumbada, todo será de todo, porque ningún pibe nace chorro.

 




2 thoughts on “#BuenSíntoma | La esquina del infinito propicia la liberación de juguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *